ATENCIÓN MÉDICOS DE ESPAÑA: VAMOS A CABREARNOS

Desde la tribuna excepcional de elmundo.es  llevo años gritando que en la sanidad de este país podemos hacer las cosas mucho mejor. Desde mi inconformismo he querido llamar a la reflexión con la provocación, metiendo el dedo en llagas y en ojos. Haber vivido tantos años en Inglaterra me ha dado otra perspectiva y no por que la sanidad inglesa sea mejor, que no lo es, sino por que estar fuera abre miras. Escribir ha sido una manera muy personal de hacer medicina. Este artículo era supuestamente mi despedida pues cierran los blogs de la sección de salud pero no han querido colgarlo (esa es otra historia….) Lo comparto aquí:

ATENCIÓN, MÉDICOS DE ESPAÑA: LLEGÓ LA HORA DE CABREARSE

Este último espacio de hoy lo voy a aprovechar con una llamada no a la indignación, que es palabra gastada, sino al cabreo, más sobrio y más español. Llevamos demasiado tiempo mirándonos el ombligo, repitiendo como loros que tenemos una de las mejores sanidades del mundo. Pura falacia, tremendo sofisma; nuestra sanidad actual es un despropósito de principio a fin.

Una universidad de medicina que desprecia vocaciones e insiste en elegir cerebritos y una universidad privada con un servicio paralelo descontrolado. Un sistema de acceso a la especialidad que tiene los hospitales llenos de residentes de todas las nacionalidades menos la española y encima sin permisos de trabajo para despues quedarse. Un programa de especialización muy cacareado pero sin un solo medidor de calidad. Una atención primaria con muchas obligaciones y pocos derechos, recargados de burocracia, sin acceso a pruebas diagnósticas y con cinco minutos por paciente. Médicos de familia a miles maltratados laboralmente, haciendo sustituciones y rellenando huecos a veces de horas. Oposiciones médicas  viciadas, corruptas, con exámenes que invariablemente se filtran; oposiciones indefinidamente impugnadas. Médicos hospitalarios con canas  y contratos precarios. Gestores con poder de quita y pon, a dedo, despreciando méritos o valías. Una medicina privada de compañías que paga a sus médicos peor que a las señoras que dignamente limpian las consultas. Una medicina que no invierte en la investigación o que permite que sus médicos se formen bajo el ala oscura de las compañías farmacéuticas. Un sistema deconstruido en 17 sistemas no equitativos. Y para rizar el rizo si no cuadran los presupuestos sanitarios, se les baja los sueldos a los médicos y que se fastidien.

El médico españolito sale ya de la facultad con una etiqueta en la frente que dice “soy un felpudo” y pasa el resto de su vida profesional dejándose pisar. No hay nada peor para un sistema sanitario que unos profesionales maltratados, desmotivados, desqueridos. ¡Tenemos que cabrearnos! Seguiremos teniendo una sanidad mediocre  hasta que los médicos levantemos la cabeza y nos enfrentemos con nuestros propios demonios, con el sistema, con los políticos, con quien haga falta; hay que coger este toro por los cuernos. El potencial de la medicina española no tiene límite por que la calidad profesional y humana de sus profesionales tampoco lo tienen, pero hay que actuar, ya. Si no miramos nosotros por nuestra profesión y por nuestros pacientes, ya veis que no lo va a hacer nadie. 

Y con esto, me bajo de esta tribuna en busca de otra donde me dejen gritar, por lo menos, igual de alto. Buena suerte a todos y gracias por leerme. Y que sepan que me marcho cabreada…¡como debe ser!

@mlalanda

Advertisements

About medico a cuadros

Mónica Lalanda, soy médico de urgencias, escribo y dibujo. Soy inconformista por naturaleza, si las cosas se pueden hacer mejor, hay que hacerlas. Callarse y aceptar....da úlcera.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

42 Responses to ATENCIÓN MÉDICOS DE ESPAÑA: VAMOS A CABREARNOS

  1. Alfredo says:

    Hola,
    no soy médico, pero desde hace años trabajo con médicos. Muchas de las cosas que dices en este post son verdad. Es cierto que los médicos no están bien pagados, que la gestión es muy precaria, que los gerentes son muchas veces cargos políticos. De acuerdo en todo.
    Pero me sorprende que en estos debates, nunca aparezca el tema de la relación entre lo público y lo privado, que creo que hace mucho daño a la medicina. Todos hemos conocido a médicos (especialmente jefes de servicio) que hacen sus horas justas en la pública para irse a su privada a ganar mucho dinero. Yo he tenido amigos cobrando muy bien en la privada, a la vez que trabajaban en la pública. Incluso he conocido a jefes de servicio que se sabía que a partir de las 13:00 ‘ya no les pillas’, por que están saliendo hacia su privada. Y se ha vivido con esto. Y nadie se ha quejado, por que la mayoría de los médicos esperaban el momento de hacer lo mismo. Estoy de acuerdo en que un médico debería cobrar más dinero en la pública. Pero, ¿Estaríais dispuestos a trabajar en la pública mañana y tarde, y renunciar al sueldo de la privada? ¿En qué momento se pone al día un médico, se forma en nuevos protocolos y nuevas tecnologías, si cuando no está liadísimo con pacientes en la pública, se va a la privada a seguir pasando consulta y doblar su sueldo?

    Like

    • Gracias Alfredo
      Sí, es posible que haya algún irresponsable sinverguenza que abandone su puesto de trabajo para atender a su privada. No lo dudo.
      Sin embargo me gustaría hacerte un par de aclaraciones importantes si me permites. en primer lugar, te sugiero que indages lo que cobra un médico por hacer “privada”. Los pacientes privados reales, es decir, que pagan directamente de su bolsillo y que son los que realmente aportan algo de dinero a las consultas son una minoría ínfima. Las consultas “privadas”, lo que reciben mayoritariamente son pacientes de mutuas y seguros y quizás te sorprenda saber que por cada uno de estos pacientes que ve el médico en consulta cobra entre 5 y 8€. La mayoría de médicos que hacen privada y trabajando en su tiempo varias tardes a la semana, se llevan bastante menos de 1000€. Y sin embargo continúa la creencia que tu mismo muestras de “doblar el sueldo”. El médico que trabaja en la privada lo hace por ese pequeño sobresueldo pero principalmente por ser capaz de realizar trabajo independiente y por el prestigio profesional que a veces acarrea. De lo que cobran por una cirugía compleja…..a ti mismo te resultará ridículo si te digo que por una cirugía de varias horas, un cirujano pueda cobrar unos 200€ tirando por lo alto.
      Respecto a “en qué momento se pone al día el médico”, tú sabes que es una obligación deontológica del médico la formación continuada y que es una exigencia deontológica el tener tiempo laboral protegido para esta formación? Es curioso que exigas que el médico trabaje en la pública por la mañana y se encierre en su tiempo libre a estudiar por la tarde. Acaso no haces tú lo que quieres con tu tiempo cuando no trabajas? Si hay médicos que eligen hacer privada en su tiempo libre, están en su perfecto derecho. Nada tiene que ver la formación con las consultas de tarde, todo médico encuentra un rato para leer y estar al día.
      Que el tiempo de la privada nunca, sin excepciones debe quitar tiempo al horario de la pública, es lo legal y lo apropiado. Lo demás es una cuestión de libertad personal.

      Otra cosa muy distinta es la calidad de medios e instalaciones que ofrecen las compañías de seguros privadas a sus clientes. Excepto en ciudades grandes, suelen ser una absoluta verguenza. ¿De eso no vas a hablar?
      Te agradezco mucho que hayas entrado a comentar.
      Un saludo cordial y feliz 2016! (Y si tienes un problema de salud…..no dudes en acudir a la pública!!!)

      Like

      • Alfredo says:

        Hola Mónica,
        muchas gracias por tu respuesta, que me ha aclarado algunas cosas. La teoría de lo que cuentas es cierta. Pero yo he conocido más de un (y de dos) jefe de servicio de un Hospital público grande, que a su vez es jefe de servicio en uno o más privados, alejados geográficamente. No les culpo personalmente. El sistema les deja, como tu dices, y es legal, pero sigo sin ver que el trabajo de jefe de servicio de un hospital grande no sea un trabajo de día entero.Si hay que pagar más, obviamente, que se pague, pero creo que la gestión de un servicio debe ocupar la agenda y la cabeza de alguien a tiempo completo, para que funcione adecuadamente. No solo consiste en cumplir la agenda del servicio correctamente. Se puede innovar, investigar, optimizar procesos…
        Y en cuanto a lo que cobra un médico en la pública, me creo tus cifras. Pero yo he tenido amigos que han cobrado 100 euros por ecocardiografía, en la privada. Y la calidad de vida de un médico, por lo menos hasta hace poco, era más alta que la media de otros licenciados. Y no se si esto tiene que ser necesariamente así.
        Feliz año a ti también.

        Like

  2. Pingback: ATENCIÓN MÉDICOS DE ESPAÑA: VAMOS A CABREARNOS | La Sanidad a subasta en las elecciones del 20N | Scoop.it

  3. Tomás Martinez says:

    En mayo a raiz de tweets publique en mi blogs esta entrada.Por entonces yo ya estaba cabreado.
    http://tmartinezcampos.blogspot.com/2011/05/que-nos-merecemos.html

    Like

  4. Pingback: “Atención médicos de España: vamos a cabrearnos”, por Mónica Lalanda « SIMEX – Secretaria de Accion Profesional -

  5. No says:

    PARA LA MAYORÍA DE LA POBLACIÓN LOS MÉDICOS SOMOS UNOS PRIVILEGIADOS Y NO ENTIENDEN NUESTRAS QUEJAS POR LA SITUACIÓN LABORAL.

    Cuando era residente cobrábamos 5 euros por hora de guardia, y fuimos a manifestarnos a Madrid, teníamos tanta razón que la hora de guardia subió a 14 euros para los R4. Esto es casi multiplicar por 3. De aquella nos dijeron que nuestra reivindicación haría quebrar al sistema de salud. Pero sobre todo la gente no lo entendía los pacientes que vieron alguna pancarta o pegatinas en el hospital simplemente comentaban: “investigad que es lo que teneís que hacer y no tanta tontería”. O también “pues si no teneís vocación pues dedicaros a otra cosa”. (Y es que hay quien entiende la vocación como la de los frailes y monjas o la de los curas, pero incluso los curas cobran por su vocación. Y desde luego vaya una vocación sería esa en la que además de ser médico hubiera que hacer voto de pobreza.

    De aquella hablamos con los sindicatos para ver si nos ayudaban con nuestra reivindicación. La respuesta de los dirigentes sindicales era que no nos apoyaban porque eramos “jóvenes burgueses”. Imagina mi indignación, vengo de una familia de agricultores y ganaderos de los que salen al campo con sus animales, mis ancestros incluso estuvieron presos por leer libros inadecuados con Franco. Aunque fueron a la escuela lo justo.

    Soy uno de esos cerebritos que gracias a buenas notas llegamos a la universidad pública, no gracias a un talonario para la privada. En la Facultad el 60% de mis compañeros eran hijos de médicos. Tal vez tengan más vocación, no lo sé, yo desde luego la tengo aunque mis ancestros criaran ovejas y cabras. No hay forma de medir la vocación, solo las notas. Eso no me parece mal como selección de los alumnos de la facultad. Un profesor nos dijo que en la ficha de la asignatura pusiéramos la profesión de nuestros padres, porque igual que el hijo de rey es buen rey, el hijo de médico es buen médico. Bien, soy hijo de un cabrero y tal vez por eso estoy cabreado con la vocación, con la idea de que los médicos somos burgueses ricos que no damos un palo al agua. “Jóvenes burgueses” dijeron los sindicatos que éramos, y no hijos de obreros y trabajadores que han logrado su puesto gracias a su esfuerzo personal y capacidades, y gracias a una universidad pública que aún permite que puedan entrar. Lo mismo puedo decir del examen MIR. Es injusto, pero es injusto para todos igual. Mi padre no era catedrático y supernumerario para poder decir que su hijo el aprobado raspado tenía vocación de neurocirujano vía MIR-privada en un hospital de la Obra. Yo me lo gané gracias a un sitema que premiaba las notas, porque la vocación y las ganas no se pueden medir, hay que demostrarlas.

    Pero la percepción de la gente no es esa precisamente: LOS MÉDICOS SOMOS UNOS PIJOS HIJOS DE PAPÁ. No estamos aquí por nuestro méritos sino por pertenecer a una clase social de la que desde luego mi familia nunca tuvo a un solo miembro: la de los que ganan más que la media al mes.

    Para la izquierda más radical el trabajo intelectual vale lo mismo que el trabajo físico. Hay que dar a cada uno según sus necesidades y tomar de cada uno según sus capacidades, pero siempre tratando de igualar lo que unos y otros reciben de papá estado. En ese reparto de la riqueza tu esfuerzo no se valora ni se premia: el médico cobraría lo mismo que el cabrero, o el parado recibiría una compensación equivalente. Todos iguales. Y estaría bien si todos fuésemos leales al estado y al bien común y nos esforzásemos al máximo de nuestras posibilidades por gust, pero no es así. Si no hay privilegios, no merece la pena el esfuerzo. Pero para el que no los tiene los privilegios son algo no merecido por nadie. Hay que explicarle a la gente que ganas 2400 euros al mes y aún más por trabajar de guardia porque también estuviste 6 años en la universidad sin ganar nada y 5 de especialidad ganando muy poco y haciendo 72 horas semanales. Es decir, que empiezas ganando más porque has estado años sin ganarlo. ¿Cómo explicar a la población en general que ganando más que ellos no estás conforme con tu situación laboral? ¿Acaso van a entender que algo cuesta esfuerzo? Para muchos de mi generación que no estudiaron la cuestión es “Tú estudiaste porque a tí eso se te daba bien y no te costaba nada memorizar cosas. Además te permitió pasartelo muy bien la universidad con fiestas y vacaciones de 3 meses, para después pasar a la residencia donde otra vez más fiestas y siempre rodeado de gente joven. Es difícil que la población general entienda el esfuerzo que supone hacer tras guardias de 24 horas a la semana, y que calcule las horas que eso supone. La idea es que durante las guardias estamos descansando todo el día, durmiendo toda la noche a no ser que te llamen aveces. La idea es que el tiempo del médico lo dedica a algo que le gusta y por tanto es un hobby.

    Recurdo el caos en Urgencias. Siendo R1, 5 horas de retraso viendo a los pacientes que llegaban a las 4 de la mañana. Lo aviso en la sala de espera, aún no estamos viendo a los que llegaron a las 11 de la noche. “¡Pues contraten a mas gente sinvergüenzas!” Son las 4 de la mañana, llevo aquí desde las 8, me han vomitado encima, dos veces, e insultado cada 30 minutos desde hace 20 horas: ¿TENGO YO CARA DE DECIDIR A CUANTA GENTE SE CONTRATA EN URGENCIAS? Y lo mismo: haces lo que te gusta, cobras un pastón, te metiste en ello por vocación, te quejas pero vives mejor que la media, y además tu trabajo es para envidiar porque solo tienes que sentarte y hablar, tocar a la gente un poco y pensar, siempre con calefacción y aire acondicionado. Además hay mucho quejica entre los médicos y enfermería, auxiliares, celadores, todos saben que vives mejor que ellos y cobras más.

    Eso hace nuestra reinvindicación débil a ojos de cualquiera. Así, hace poco al decirle a un padre de un paciente-niño que lo que me solicitaba no entraba por la Sanidad Pública me preguntó

    Padre-¡Qué pasa!, ¿hay recortes por la crisis?
    Yo-Eso no cambia lo que sí entra y lo que no entra por la Sanidad Pública. Esto nunca ha entrado.
    Padre-¿Pero ha habido recortes o no? porque eso lo he leido en prensa.
    -Sí, ha habido recortes. Nos han bajado el sueldo un 20%.
    Padre-Me alegro, porque se lo merecen por no saber gestionar la sanidad.

    Like

  6. Fernando says:

    99% de acuerdo. El 1% de salvedad que hago es con los de meter en el ruedo a los residentes extranjeros solo por “no ser españoles”. Me parece xenofóbico, una penosa tendencia en todo el mundo.

    Like

    • Gracias Fernando. Es muy dificil ser xenófoba cuando yo misma he sido “la extranjera” en otrso país. Mi procupación es que estamos formando una proporción muy grande de médicos extranjeros que se marcharán de vuelta a sus paises o a EEUU (la mayoría de los colegas de sudamérica hablan mucho mejor inglés que nosotros!!) una vez que acaben. Por otro lado sí me duele que médicos españoles se tengan que marchar fuera cuando podían formarse aquí. No es cuestión de xenofobia sino de logística.
      Y añado, aunque esto será tema de otro blog, que si uno pudiera generalizar, la aptitud y la actitud de un residente sudamericano es en general bastante superior al residente nacional. Gracias y un saludo.

      Like

      • No says:

        Xenofobia o no. He tenido compañeros de residencia mejicanos, colombianos, guineanos, bolivianos, cubanos, dominicanos, rumanos, polacos, búlgaros..
        Bien. Hay de todo, como en todas partes. Hay algunos con los que daba gusto trabajar. Pero también los había como para dudar de que hubieran estudiado medicina en realidad. De veras. Y los había que por causa del idioma daba la sensación de que no iban a poder trabajar nunca porque tras 4 años seguían igual, sin entender apenas nada. (no les culpo, mi inglés sigue siendo malo después de años de cursos). Pese al mal idioma algunos eran buenos médicos, especialmente cirujanos, no les pongo en duda. Sin embargo quería hablar de esos tan malos como para dudar de que fueran médicos. Las academias privadas de formación para el MIR tienen directamente sucursales en otros países a donde van a buscar médicos. Alguien la ha cagado al decidir el número de alumnos que entramos en las facultades de medicina españolas. Ha calculado mal y ahora le faltan médicos, pero también hay chavales españoles que por 0,1 décima no pudieron entrar en la carrera de medicina y ahora son, qué se yo, fisioterapeutas frustrados y cabreados. Eso duele. Duele porque no sabes qué sistema se utilizó en otros países para elegir quienes estudiaban medicina: ¿notas? ¿el que se lo pueda pagar? ¿es verdad que venden aprobados por un soborno en algunas facultades? (no se sorprendan, en España entre profesores se ayudan con las notas de sus hijos también, para que les llegue la media después o para tener mejor espediente).
        En Diario Medico publicaron una gráfica mostrando los resultados del MIR de los españoles comparado con el de los extranjeros: había dos campanas de Gauss separadas de una forma muy llamativa.
        Hay quien está cogiendo plaza con 40 respuestas acertadas de 250 en un examen donde cada pregunta tiene 5 posibles respuestas. Eso es demencial.

        Like

  7. Toda mi solidaridad desde Chile
    En nuestropaìs la realidad no es diferente
    Algunos alzamos la voz y muchas veces los propios colegas se te tiran encimas,varios quieren y es rentable para ellos ser “felpudos”,allá ellos

    Like

  8. Pingback: Enfrentarse a Goliat | EL MÉDICO DE MI HIJ@

  9. Gracias por tu fascinante y certero analisis , que sirve tambien para cargarnos un poco mas de razon e indignacion y para que ” suba la marea” pero una vez mas nos recuerda que falta una respuesta , o un tratamiento indiividual o colectivo. muchos pensamos que tal y como esta la cosa, tal vez solo puede ser una respuesta judicial.

    Like

  10. Inocente says:

    Estimada M lalanda. He recibido tu articulo a traves de una amiga por email y casi me da un ataque de risa. Me remito a tu publicacion del 17 de noviembre en el mundo (http://www.elmundo.es/blogs/salud/profesionsanitaria/2010/11/17/a-grandes-males-pequenas-recetas.html#comentarios) en la que poco menos q ponias en nuestras manos y espaldas el tener que resolver la gran crisis sanitaria que nos rodea con nuestra actitud en el dia a dia. me molesto especialmente tu articulo porque me parece que este tipo de prensa no es precisamente el que necesitamos en estos momentos en el que nuestra profesión y condición de funcionarios esta altamente desprestigiada. Me parece que estas frases son tuyas “Ha llegado pues la hora de empezar a gastar como si saliera directamente de nuestro bolsillo, porque al fin y al cabo sale. Racionalicemos el gasto, reflexionemos sobre el beneficio real de cada receta, de cada petición; está en la punta de nuestros ‘bolis’ el sacar adelante nuestro sistema sanitario porque claramente no lo va a hacer nadie por nosotros”

    En fin, parece que te has dado cuenta de que con tu boli poco vas a solucionar. Y que no esta en nuestra mano solucionar esta gran catastrofe del sistema en el que no se nos pidio voto ni opinion para nada, no se tuvieron en cuenta nuestros conocimientos o experiencia para mejorar nada , porque solo importaba la opinion de unos cuantos ” afines”.

    Like

  11. Maria says:

    Me parece genial pero ésto es como los indignados, sino nos organizamos se queda en una pataleta que nadie oirá ¿Por qué no nos reunimos elegimos a un representante y promulgamos ésto? Yo estoy dispuesta a ayudar…¡Vamos a empezar a actuar, qué ya es hora!

    Like

  12. Cecilia says:

    Hola Mónica. No soy médico, soy farmacéutica de un servicio de salud, que para el caso es lo mismo (o peor). Yo también estoy cabreada: de que la asistencia sanitaria que reciben nuestros usuarios sea cada día peor, de echarle más horas que un tonto al trabajo sin que nadie me lo agradezca mientras otros entran a las 9 y se van a las 2, de tirar por proyectos que parece que sólo me importan a mí a y unos cuantos profesionales sanitarios “frikis” más, de apostar por la calidad de la sanidad pública cuando lo que se premia es trabajar de cualquier manera y ser un “lameculo”, de que los responsables sanitarios no valoren el capital humano y profesional de las organizaciones sanitarias y se dejen deslumbrar continuamente por las infraestructuras/tecnologías y TICs varios, harta de nuestro_mejor_sistema_sanitario_del_mundo que hace aguas por todas partes…
    No sé lo que ha pasado con El Mundo, pero te animo a que sigas con este blog de “médico a cuadros” y que nos sigas abriendo los ojos todos los días. Ánimo!!!

    Like

  13. Hola Mónica. Como bien sabes, no soy médico, pero he sido compañera tuya en ELMUNDO.es mientras hemos compartido espacio en el área de salud. Tú haciendo un magnífico blog no siempre valorado y yo siendo redactora. Me alegro sobremanera que hayas encontrado un medio para colgar tus ideas que, aunque no gusten, siempre suscitan el debate tan necesario no sólo en la Sanidad, también en el Periodismo… la profesión que tanto amo y a cuya debacle asisto cada día. Espero poder seguir leyéndote y colgando tus comentarios allá donde encuentro hueco. Hacen falta muchas personas sin pelos en la lengua y que dé la cara, aunque nos la partan. Enhorabuena!

    Like

  14. Carmen says:

    Hay mucho dispendio económico en nuestro sistema sanitario, y creo que todos somos conscientes de ello.
    El problema es que nuestros ínclitos políticos consideran que el dispendio esta en nuestros sueldos ( por supuesto no en el suyo), y jamas han pensado en que el problema sea los gestores ineptos a los que han nombrado ellos mismos.
    Lo importante para ellos ha sido lo que pidieran los votantes, fuera razonable o no, y por supuesto lo que dijeran nuestros “queridos” sindicalistas, en su mayoría figuras mediocres que lo que han intentado es llevar la mediocridad al poder ( y por cierto lo han conseguido)
    Encontrar unión en nuestra profesión es difícil, pero estos ( no se como definirlos, la palabras que se me ocurren no son adecuadas ) ,si siguen tocándonos las narices a lo mejor lo consiguen.
    Estoy tan cabreada como tú ¿se nota?

    Like

  15. Daniel Ocaña Rodríguez says:

    Gracias Mónica por tus palabras, me reconforta no sentirme solo, esperanzado con que voces como la tuya consiga unirnos.

    Like

  16. XAllue says:

    Cabreaos, pero expresar el cabreo. Me quedan dos días de médico, arrumbado por los recortes en Catalunya y ahí dejo mi consulta para que no la haga nadie porque amortizarán la plaza. Y llevo mucho tiempo hasta los huevos de tanto fantoche, desde catedráticos ignorantes imperiales, decanos déspotas, presidentes de colegios profesionales pringaos, gerentes asilvestrados, sindicaleros obtusos o ministros y ministras inútiles.
    Cabreaos pero decírselo. A ellos y a todo el mundo. Yo lo he hecho y me ha costado lo mío. Y pienso seguir haciéndolo, ahora porque como potencial cliente del sistema sanitario creo que nos merecemos algo mejor.
    Caña!!!

    Like

    • Juani says:

      Ahí está la sinrazón, mucho fantoche engreído que por ponerse una etiqueta de “jefecillo de algo”, presumir de ello y darlo a conocer al mundo comulga con todo y aborrega al resto, no sea que se salgan de tiesto.
      Por otro lado con curriculums de sobresaliente para arriba, empollando hasta la inanición, llegan nuevos mires que creen saberlo todo y solo creen en el sancta santorum de la investigación y las empresas que les facilitan curriculum. La vocación y el buen hacer puede llegar pero no es el modo. Además, no puede ser que al acabar consientan lo que están consintiendo con sus contratos; horror, pavor y dolor.
      Mónica, como enfermera me uno a cualquier propuesta que nos lleve a la acción, gracias por seguir en el frente.

      Like

  17. Subscribo todo lo que dices. Yo después de 20 años de ejercicio de la anestesia me encuentro desempleada, después de haber tenido un contrato basura de 15 días y con aviso de no renovación el día previo a su finalización.
    Así con esa educación, clase y saber hacer se las gastan los gestores de la sanidad pública. Mi comunidad: Andalucía, para que se sepa, la provincia: Almería.
    El problema es de todos porque la sanidad pública se hunde y los ciudadanos no sabemos como arrancar de las garras de avariciosos incautos el timón de este barco.
    Estoy dispuesta a cualquier movilización, mientras tanto intento sobrevivir con los conocimientos y habilidades adquiridos en mi vida.

    Like

  18. Bien dicho……..coincidimos, si bien casi se podría decir que ESTAMOS HASTA… Que pena que sepamos que el nivel de cabreo se va a quedar aquí….en nuestro día a día existe mucha sangre de horchata por las venas y todo se queda en palabras. A la hora de la verdad, la administración tapa las bocas por miles y más si tocamos el tema de la dejadez extrema que nos auto-rodea….
    Saludos y felicidades por la labor realizada y por usar un término tan español….

    Like

  19. Perfecto! Pero creo que eso solo lo decimos tu, yo y algunos cuantos outsiders Del sistema.
    Un sistema basado en las declaraciones y muy poco efectivo, como casi todo en la descubierta trampa del juego democrático.
    No es nada nuevo, ocurría ya hace 20 años cuando tuve claro la estafa que era esta profesión en este mercado. Nada ha cambiado. Pero la gran mayoría ha callado, colaborado y permitido mientras han sacado el jugo al sistema unos pocos y han vivido sin preocupación ni responsabilidad los más.
    Pero no te olvides de que la sanidad es de los ciudadanos y, éstos, por eso han retirado bastante de su confianza en la profesión

    Like

  20. ana says:

    No soy médico pero mi más sentido apoyo. Desgraciadamente en este país ocurre esto mismo, repito esto mismo, en otras muchas profesiones. Soy arquitecta y ya recuerdo unirnos a vosotros, médicos, para protestar juntos ante injusticias del plan bolonia y LO CONSEGUIMOS. Tal vez la unión de nuevo sea la solución.
    Los políticos nos han hecho creer que eramos un país rico y no era así, por eso no podemos
    dejarles con mas de sus despropósitos.
    Animo

    Like

  21. iperancho says:

    Mónica, la “libertad” da alas, aunque tú siempre las has tenido y no te las has dejado cortar. Estés donde estés, haz lo que debas y sientas. Mucha suerte en tu nuevo espacio. Te seguimos…

    Like

  22. vacceo says:

    Ole tus ovarios.
    Tienes mas razón que un santo.
    Somos una panda de mansos… y que después digan lo del corporativismo?

    Like

  23. Qué te puedo decir, Mónica… ENHORABUENA. Yo ya estoy cabreadísimo hace meses así que ya no tengo que comenzar a pensar en ello. Tengo trabajo adelantado “·$%&/

    Like

  24. boscobar says:

    Has hablado el Evangelio. Subscribo, desde la trinchera del internismo descalzo, tus comentarios. Eso sí, en mi caso lo sufro en una provincia andaluza donde, desde hace más de 20 años, reina en solitario el PRI-SOE. Me temo que la sensatez y el estajanovismo reinante no están casados… Eso cuando el que ejerce un cargo de responsabilidad no es un indocumentado (las más)

    Like

  25. Tucompidecarrera says:

    Sabías que en cada muchas de las Consejerías de Sanidad de comunidades autónomas ya trabaja mas gente que la que trabajaba en los servicios centrales del extinto INSALUD para toda España? Cada reino de taifas con sus jefecillos de servicio, directores, subdirectores, gerentes, asesores… cada uno de ellos ha superado a la casa madre.

    Like

  26. Angeles says:

    Tienes muchas virtudes, Mónica, la concisión unida a la precisión en el lenguaje que empleas junto a una enorme vocación de médico son algunas de ellas.Quizá sea una buena noticia (en el fondo ya lo sé) que ya no esté fu firma en El Mundo. Si MacLuhan decía que el medio es el mensaje, el medio, es obvio, no te merecía y como el eslabón que conoces está mejor fuera. Tu razón, aun al otro lado de la mesa de despacho, es la nuestra, la de los pacientes, muchos hartos de burocracia, idas y venidas y excusas ininteligibles ante sanadores que no sanan porque no les dejan o porque no saben pero les dejan ahí igual precisamente por no saber. Pero las voces que tienen algo que decir no callan, y la tuya no debe callar. Porque, de hecho, aquí sigues siendo médico a cuadros.

    Like

  27. La bailarina está parada, como miles de enfermeras de este sistema…

    Like

  28. Jaime says:

    Yo también soy médico. He seguido muchos de sus blogs; con algunos de ellos nunca pude estar de acuerdo. Con este simplemente puedo decir que no lleva mucha razón…¡simplemente lleva toda la razón!
    Un saludo.

    Like

  29. No solo los médicos… sino los enfermeros se adhieren a tus palabras, que nos pasa exactamente lo mismo!!! Enhorabuena por tus palabras…

    Like

  30. mc says:

    Pues si te sientes así siendo Médico…imagínate siendo Enfermer@…. ojalá algún día podamos hacer un frente común para defender vuestros intereses y los nuestros. Porque la cosa está poniéndose mal para vosotros y requetepeor para los míos.

    Like

  31. rafabravo says:

    a por ellos, Mónica. Muy bien

    Like

  32. PapaBurbuja says:

    Muy buen discurso. Lo secundo desde el punto de vista del paciente. Sólo una salvedad: muchos médicos (como cualquier recién licenciado) sale de la facultad on una etiqueta que no le corresponde pero tampoco sale “sabiendo más que House”. He topado con cada payaso, listillo, prepotente, inepto (insisto que esto ocurre en todas las profesiones) e ignorante porque ya no tiene capacidad de aprender por el hecho de pesar que ya lo sabe todo…
    Esos cuatro listillos no son más que unos trepas que “colaboran” con las instituciones y/o sistema. Son los “topos” que anulan la vocación y sumisión de grandísimos profesionales en potencia y, lo que creo que es peor, deshumanizan a sus compañeros.
    Es la humilde opinión de un paciente que ha tenido que ver de todo. Espero no ofender a nadie más de a quién pretendo. Los demás, ¡uníos! que sois más y mejores (la mayoría silenciosa)
    Un abrazo

    Like

  33. F Llordachs says:

    Alla donde vayas, no dejes de decirnoslo. Solo un apunte para completar el retablo: si te cabrea lo que pagan las aseguradoras, calcula el sueldo por hora y luego lo comparas con el que se cobra en la sanidad publica. Veras que es cuatro veces menos, y que se hipertrofia artificialmente a base de guardias. Gracias a eso funciona la sanidad privada en este pais. Un abrazo.

    Like

  34. Alfonso Villegas says:

    Ole ole y ole!!!

    Like

  35. Vicente Baos says:

    Así se habla.

    Like

  36. Pingback: ATENCIÓN MÉDICOS DE ESPAÑA: VAMOS A CABREARNOS | elmedicodemihijo | Scoop.it

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s