YO SOY MÉDICO Y YO NO ME VACUNO DE LA GRIPE

 Desde hace unas semanas contemplo con incredulidad la lista de incongruencias, inconsistencias y desprecio de la evidencia científica que se viene demostrando en círculos médicos. Contemplo también como muchos periodistas, siempre ávidos de  carroña, nos obsequian con titulares sensacionalistas. Cualquier cosa es buena si vale para desacreditar a los médicos, el deporte nacional. Ha comenzado una manía persecutoria para forzar la vacunación de la gripe en el personal sanitario.

“Por cada ocho sanitarios que se vacunan de la gripe en una residencia de ancianos, un sanitario salva la vida” y “si se vacunara el personal sanitario se frenaría la gripe” son las dos perlas con las que nos deleitó Antena 3 (1) y “mi médico dice que me vacune pero él no lo hace” fue la basura que nos arrojaron a la cara desde El País. (2). Sería largísimo entrar a rebatirlas, así que llevémoslo al absurdo, por que titulares majaderos los hacemos cualquiera: “por cada ocho sanitarios que no se vacunan, un anciano se hace inmortal”, “si todas las médicos tomaran anticonceptivos, desaparecería la raza humana”, “mi médico dice que yo tengo un infarto y él, que es un egoísta, no lo tiene” 

Pero todas estas ideas no salen de la nada sino de dos acontecimientos que cortan la respiración, con o sin virus. El primero una reunión de “expertos”(atención que ahora los expertos en gripe son gerentes y abogados) que se sientan a hablar de la necesidad imperiosa de vacunar de la gripe en una jornada patrocinada nada mas y nada menos por Sanofi (3). No merece la pena tirar mas tinta, las deducciones son obvias. En segundo lugar y todavía en apnea leo el documento base de una campaña agresiva (7) en la cual, por cierto, se deja caer que se debería vacunar al personal sanitario….por ley.

Este documento (4) es un escándalo. En primer lugar, un documento científico como este no puede carecer de el párrafo final característico que le de la credibilidad que merece: una declaración de intereses. Pero claro, sería irónico que lo llevara cuando uno de los cuadros incluye la lista de vacunas comercializadas en España con los nombres de las compañías farmacéuticas. Para mi ya con eso no merece la pena tomarlo en serio pero con objeto de escribir esta entrada continúo. Para mi sorpresa, las referencias científicas que se utilizan no son las que uno obtiene cuando hace una búsqueda en Medline  sino una serie de pequeños estudios anecdóticos y/o obsoletos, con nivel de evidencia III ó IV como estos:

-.Lessons from a nursing home outbreak of influenza A. Infect Control Hosp Epidemiol 1995; 16:275-80. Morens DM, Rash VM

Effectiveness of an influenza vaccine programme for care home staff to prevent death, morbidity, and health ser­vice use among residents: cluster randomised controlled trial. BMJ 2006; 333:1241 Hayward AC, Harling R, Wetten S, Johnson AM, Munro S, Sme­dley J, et al.

Influenza vaccination of health care workers in long-term-care hospitals reduces the mortality of elderly patients. J Infect Dis 1997; 175:1-6. Potter J, Stott DJ, Roberts MA, Elder AG, O’Donnell B, Knight PV, et al. 

Y cuando optan por citar las más fiables revisiones sistemáticas hacen una interpretación libre de las conclusiones. La referencia número 46 no tiene desperdicio:

El artículo original (5) concluye::

Influenza vaccines are effective in reducing serologically confirmed cases of influenza. However, they are not as effective in reducing cases of clinical influenza and number of working days lost. Universal immunisation of healthy adults is not supported by the results of this review.

¿Clarito, verdad? Ni reduce los casos clínicos de gripe ni los días de trabajo perdidos. Pues bien, he aquí la interpretación de las sociedades científicas:

De acuerdo a una revisión sistemática46 que incluyó 25 estudios con casi 60.000 sujetos, la eficacia de las vacunas in­activadas parenterales en adultos sanos para evitar casos con­firmados serológicamente de gripe fue del 70% (IC 95%; 56-80%). Así mismo reducía de forma estadísticamente significa­tiva los días de absentismo laboral (0,16 días por episodio de gripe.

Haciendo una búsqueda seria, de estudios con nivel de evidencia I se contestan las incógnitas que tanto han gustado a la prensa:¿Se salva la vida de frágiles ancianitos vacunando de gripe al malvado personal sanitario de las residencias? Pues va a ser que no (6)

Influenza vaccination for healthcare workers who work with the elderly. Thomas RE, Jefferson T, Lasserson TJ. Cochrane Database Syst Rev. 2010 Feb 17;(2):CD005187.

Conclusión clarísima: We conclude there is no evidence that vaccinating HCWs prevents influenza in elderly residents in LTCFs- Y esto en cristiano dice que no existe evidencia de que vacunando al personal sanitario prevenga en modo alguno la gripe en ancianos en residencies. Mas clarito el agua.

En fin que este documento hace aguas por todos los lados ; haciendo una lectura crítica y desde un punto de vista meramente científico tiene el mismo valor que el Hola y no pasaría un solo cribado en una editorial médica de prestigio.

Se aluden “razones éticas” a la vacunación simplemente por que no existe una justificación científica y el colmo de los colmos es leer las declaraciones del Presidente del Colegio General de Enfermería decir que “vacunarse de la gripe no es ya una obligación del profesional, sino un derecho del paciente”. Poner en tela de juicio la ética de los profesionales es vergonzoso pero además envenenar la opinión pública con la idea absurda de que somos un riesgo para su salud es una manipulación inaceptable.

Ni siquiera voy a entrar en datos obvios como es que los que tienen que estar vacunados son los pacientes crónicos o en el hecho de que la gripe la trasmite igual el médico que la peluquera, o la cajera del supermercado. Pero sí me gustaría saber por qué en esta super-campaña guay contra la gripe no se ha mencionado la clave verdadera para reducir el contagio de la gripe y de otras enfermedades banales y no banales: el lavado de manos. Eso ni es sexy, ni crea alianzas, ni da dinero. Curioso. Una oportunidad perdida.

Las conclusiones personales que hago son las siguientes: la elección de vacunarse de la gripe sigue siendo personal y no puede ni debe coaccionarse por ley y mucho menos falseando o manipulando la percepción social que el público tiene del médico. La evidencia científica que apoye la vacunación exhaustiva del personal sanitario simplemente no existe. Es intolerable que nadie ponga en tela de juicio la ética del sanitario de a pie cuando la ética que está en entredicho es la de las organizaciones que nos lideran y por último, las sociedades científicas son cada vez….. menos científicas.

Por último, si alguna institución quiere cuidar de su personal sanitario, propongo que presten más atención a nuestra situación laboral que a nuestros mocos. 

1-     http://minilink.es/cdc

2-     http://minilink.es/cdd

3-     http://minilink.es/cde

4-     http://minilink.es/cdg

5-     http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15266445

6-     http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20166073

7-     http://minilink.es/cdf

Advertisements

About medico a cuadros

Mónica Lalanda, soy médico de urgencias, escribo y dibujo. Soy inconformista por naturaleza, si las cosas se pueden hacer mejor, hay que hacerlas. Callarse y aceptar....da úlcera.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

5 Responses to YO SOY MÉDICO Y YO NO ME VACUNO DE LA GRIPE

  1. Ángel says:

    Estupenda entrada.

    Like

  2. Duemed says:

    Yo sí me vacuno anualmente. Aquí dejo dos enlaces de las opiniones de dos organizaciones con una cierta reputación en la salud:
    http://www.who.int/immunization/sage/meetings/2012/april/1_Background_Paper_Mar26_v13_cleaned.pdf
    http://www.cdc.gov/flu/healthcareworkers.htm
    Lógicamente cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero me resulta curioso como los profesionales sanitarios usamos la MBE, unas veces en un sentido y otras en el opuesto.

    Like

    • Gracias por tu entrada
      Partimos de que debe existir esa libertad de elección gracias a la cual tú y yo podemos mantener distintas perspectivas, ambas sanas. Respecto a los documentos que me indicas, el primero confirma que la evidencia para la vacunación es muy pobre y se basa mucho mas en evitar el absentismo que en el riesgo real. Es curiosos que la evidencia que provee no concuerda despues con las conclusiones a las que llega. Te invito a que hagas una lectura detallada.
      En cuanto al segundo, no aporta gran cosa, es una página de consejo para el personal americano, no un artículo científico.

      Métodos de barrera, lavado de manos y quedarnos en casa si estamos enfermos serían medidas mucho mas eficientes.
      Un saludo cordial
      Mónica

      Like

  3. Jose Ricardo says:

    Cojonudo el artículo y bien documentado, yo no me vacuno porque tardo 4-6 años en padecerla cuando cambian los virus, pero es que los abuelos que se vacunan muchos de ellos la padecen a pesar de haberse vacunado y sin contar aquellos que padecen tras la vacuna un cuadro catarral persistente durante todo el invierno de los que yo llamo tiene ud. un catarro de muchos jarabes y muchos pañuelos asi que tómelo con calma y no me venga a visitar todas las semans con el ” Dr es que no se me pasa, si lo se no me vacuno
    “.

    Like

  4. Angeles says:

    Estupendo análisis. Puede parecer una manía (lease obsesión) la facilidad con que algunos estamentos dirigen a la gente hacia ciertas costumbres/obligaciones como si se tratase de una derivación terrenal de palabras de origen divino. En realidad, y es triste, la divinidad está sostenida por el dinero. Y de ahí se nutren todos los que pretenden conducirnos.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s