Evaluación de los médicos a lo British: ¿FABADA O BAKED BEANS?

Con ese afán de copiar lo anglo-sajón, nos vemos estos días discutiendo si se debería instaurar en España un sistema de evaluación de rendimiento a los médicos. Si lo están haciendo en Gran Bretaña, ¿por qué no nosotros? Mi respuesta es a lo José Mota: Hoy no…..¡mañana!

En un futuro, es posible pero plantear la evaluación del rendimiento de los médicos en este momento en el que somos diana de recortes y abusos con mucha mas intensidad que cualquier otro profesional, es inaceptable. 

No cabe duda que nos movemos en un sistema absurdo donde no se distingue al médico responsable, que está al día, que investiga y publica, que es docente formal o informalmente, que es ponente en congresos, que ese otro médico que cubre su turno con la ley de mínimo esfuerzo y si te he visto no me acuerdo. Esto es injusto, favorece la mediocridad del sistema y no crea el reto de mejora que a nivel personal y de forma natural se pierde con los años. Pero esto no se soluciona con una vara.

 Ni es momento para esto ni se puede equiparar el sistema inglés y el español de manera tan puntual; es posible que sean sistemas parecidos pero si vamos a copiar su sistema de evaluación, copiemos todo lo que esto conlleva:

 -En primer lugar, antes de estudiar un sistema de evaluación de los especialistas, está la asignatura pendiente de evaluar a los residentes. A día de hoy, tenemos un sistema flojo, que permite que prácticamente la totalidad de residentes que comienzan la residencia, la acaben, sin mas y tardando el mismo número de años. Escudados en la excusa de la presión asistencial pasan por el colador igual los residentes excelentes que los malos (que los hay) llegando al final de su formación con un esfuerzo que suele ser solo clínico pero apenas académico. El hecho de que exista muy poca jerarquización (lo cual no es malo en general pero si a la hora de las evaluaciones) hace que el compañerismo que se gana a lo largo de cuatro o cinco años de especialidad impida valoraciones objetivas (sin duda uno de los muchos problemas de que la mayoría de la residencia se realice en el mismo hospital!!). Un sistema nacional o incluso en examen a nivel nacional de salida, para poder alcanzar el título, sería un estímulo para residentes y para que los adjuntos mejoren su esfuerzo como tutores. Nadie querría que sus residentes suspendan!!!.

 -En segundo lugar, un sistema de evaluación requiere que el médico tenga tiempo financiado por el sistema para completar actividades de desarrollo profesional. Si estás investigando, publicando, llevando ponencias, preparando un seminario para los residentes o para los alumnos que roten de las facultades de medicina, este tiempo debe ser reconocido como tiempo trabajado. En Inglaterra, tienes unas 6 horas a la semana para hacer trabajo no clínico, remuneradas. Por otro lado el sistema debe favorecer que se pueda acudir a cursos de mejora o a congresos y que sea el sistema sanitario quien lo pague, como en Inglaterra. La bajeza de depender de la industria farmacéutica ha llegado a su fin pero hay que reponerla desde algún lado, el sueldo del medico español no es el del inglés, no puede ni debe salir la formación continuada del bolsillo del profesional. 

-En tercer lugar, un simple examen no es la solución. Tengo poca confianza en los exámenes en este pais. A la vista del nivel de corrupción que existe en las OPES y como los exámenes se filtran o como las notas mas altas se corresponden con los hospitales de origen de los miembros de los tribunales. Creo que debería ser una evaluación mas compleja, de competencias y que una pequeña parte fuera en forma de examen. Para aquellos médicos que no lleguen a un mínimo, lo adecuado sería ofrecerles un sistema de reciclaje (en un hospital distinto al suyo para evitar estigmatizaciones) y con un tutor y un tiempo marcado. A no ser que haya una enfermedad o problema grave, me cuesta pensar que haya que dejar a ningún médico por el camino. Valorar carencias y reponerlas debería ser parte de un círculo de mejora del sistema.

 -En cuarto lugar, se necesita una estructura sólida, que tenga el respeto de la sociedad y la infraestructura complejísima para poner en marcha las bases de un sistema de evaluación que sea justo, correcto y útil. Personalmente creo que a día de hoy las sociedades científicas han demostrado que pesan mas sus intereses y los intereses laborales de sus asociados que la creencia firme en un mejor sistema (y esto lo digo como médico de urgencias que ha sido mero testigo de cómo las sociedades científicas no han sabido distinguir los árboles del bosque a la hora de la creación de la especialidad de urgencias) y tampoco tienen la infraestructura necesaria. Probablemente la OMC sería la única organización que de momento se ofrece como “la casa de todos los médicos”. Desafortunadamente muchos colegas no se identifican con esta visión y la OMC tiene camino por andar. Quizás el aire honesto y sensato que le da Rodriguez Sendín a esta institución acabe con sus prejuicios. 

El médico español, como buen español en general es reacio a cualquier cosa que “huela a control”, me parece casi de ciencia ficción la idea de que los médicos españoles se sometan voluntariamente a cualquier tipo de evaluación. Siento decir que aunque es un concepto equivocado en su esencia, entiendo la reticencia. Tras haber vivido en España los últimos cuatro años y observado cómo funcionan aquí muchas cosas, como priva el amiguismo sobre la profesionalidad, como tu currículo tiene menos importancia que tu padrino….etc, entiendo que exista una tremenda suspicacia y miedo, quizás no tanto a que exista una evaluación (la calidad del médico español es excelente) sino a que esa evaluación sea injusta o se utilice para solucionar rivalidades o devolver favores.  Por otro lado el médico español no es humilde, que de manera oficial se ponga en duda su capacidad o su valía no se acepta. Siendo que al medico le pisotean en España desde hace décadas, el hecho de introducir un sistema de evaluación se vería como una afronta imperdonable….una más!

Creo que quedan muchas cosas por hacer en el sistema español antes de dar el salto cuantitativo hacia la evaluación personal; se requieren todavía estructuras que de momento ni siquiera se valoran y que darían solidez a un sistema que sin duda NO es uno de los mejores del mundo, a pesar de que nos hayan vendido esa moto durante años. Hay tres estamentos ingleses que si me parecen que merezcan copiar, mucho antes que su “doctors re-evaluation” ; su NICE (nacional Institute of Clinical Excellence) que marque la excelencia en el manejo clínico y que cree guías basadas en la evidencia y libres de humos comerciales; un RESUSCITATION COUNCIL que asegure que cualquier médico, en cualquier esquina de España sepa manejar una parada cardiaca de forma protocolizada y sin que esto sea un negocio sino parte del SNS y por último un sistema sólido y nacional de manejo del error médico que nos permita cambiar la cultura arraigada de esconder el error y no sacar provecho ni enseñanza de algo que es humano y que siempre va a ocurrir;  De todo esto hay ya mucho trabajo hecho en España pero hay muchísimo que hacer.

La fabada y las baked beans son todas judías blancas, ya, bueno, sí , pero va a ser que no.

El diario Médico publica hoy un artículo sobre el tema:

http://www.diariomedico.com/2012/11/05/area-profesional/profesion/evaluacion-obligatoria-si-pero-calma

Advertisements

About medico a cuadros

Mónica Lalanda, soy médico de urgencias, escribo y dibujo. Soy inconformista por naturaleza, si las cosas se pueden hacer mejor, hay que hacerlas. Callarse y aceptar....da úlcera.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to Evaluación de los médicos a lo British: ¿FABADA O BAKED BEANS?

  1. Patricia says:

    Mónica primero decirte que me encantan tus artículos, te sigo desde el BMJ!y te entiendo perfectamente. Yo tuve que volver a España después de llevar 7 años en Inglaterra!, haber hecho PRHO, SHO, BST….y hasta el MRCSEd!, que me costo horrores pero orgullosisima estoy de haberlo pasado!. Y con todo no pude entrar en la rotación de radiología, vuelta a España después de hacer el MIR, y ahora vuelta a UK con una fellowship. Pero pegandome la panzada de estudiar de mi vida porque mi formación no es ni la mitad de buena que ellos, y si quiero sobrevivir no me queda otra que ponerme a su nivel con lo que ellos me enseñan, que es mucho, y con lo que yo por mi misma tengo que hacer. Era consciente en España que mi formación era muy deficiente, y por eso aproveche las rotaciones externas, benditas sean!para formarme, y estudie, pero no tenía a nadie de referencia que me guiase, eso es muy importante…….Yo lo que veia que la formacion deficiente de los residentes es en realidad fruto de la falta de formacion de los adjuntos, y ellos al no saber ni salir mas, un solo hospital en la residencia …….pues se ciñen al” el tuerto es el rey en el pais de los ciegos”, ah, y la clasica frase que te dice incluso el que ni tan siquiera ha ido a Portugal, como en España no se vive!!!, y el MIR es el mejor sistema de formación del mundo…….porque no decir que en realidad es un negocio.
    Por todo esto me decidí a hacer los exámenes europeos porque eso me da algo de credibilidad en mi especialidad, no sólo conmigo sino con los demás. Diré que personalmente fue muy agradable volver, mi familia, recuperar mis amigos de la universidad, hacer otros nuevos amigos, y vivir!!!. Pero creo que un equilibrio entre lo personal y profesional es lo ideal, quizás lo primero más alcanzable en España y lo segundo en UK, pero en cualquier caso posible en los dos sitios. Sigue escribiendo Mónica, tanto en inglés como en Español. Bss!

    Like

  2. Afán de copiar lo inconveniente, que no las bondades foráneas.
    Evidentemente nos movemos en un sistema absurdo, y no sólo porque no se reconozca el esfuerzo personal. ¿Te imaginas aquí seis horas de trabajo no clínico remuneradas, y más ahora que te penalizan por estar enfermo? Me paso horas de mi tiempo no laboral para elaborar una simple presentación sin aguardar reconocimiento, pero tampoco desprecio o ninguneo.
    Personalmente no me niego al control, pero sí a la persecución.
    Pues sí que llevamos décadas pisoteados, quizás ya antes de aquél “no pararé hasta que los médicos vayan en alpargatas”.
    Aquí ni siquiera se guardan las formas con la ciudadanía. Impensable a la entrada de un centro sanitario la leyenda: “Welcome to the hospital/health center).
    No veo solución interna…
    Y a estas alturas, Mónica, no censuro a los que se adocenan. Al final, lo interpreto como un mecanismo de defensa, para no enloquecer en este absurdo sistema.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s