HEPATITIS C: LA BOLSA O LA VIDA

Si uno mira la crisis de la hepatitis C con ojos de niño o de extraterrestre, se echaría las manos a la cabeza pelona o a las antenas. Lo de la hepatitis es simplemente demencial.

Simplificando la situación, esto es lo que hay:

– una infección de evolución incierta (una lotería en la que unos pocos mueren y otros nunca enferman) que afecta a unos 700.000 pacientes en España

-unos fármacos nuevos cuyos estudios claman la curación del 95% de los casos y que cuesta producir unos 100€ por persona

Hasta aquí todo fenomenal, buenísimas e inusuales noticias,  una enfermedad potencialmente mortal y una cura. Pues bien, en una sociedad racional, sería un momento de júbilo. El niño y el extraterrestre dirían:” dale al que está malito la pastilla, se pone bueno y punto”. Pero,…  no! Da comienza la locura; la compañía farmacéutica que produce las pastillitas exige 43.000€ por paciente. Un sistema demencial de patentes permite a la Farmaindustria, en este caso a Gilead, poner el precio que quieran.

Recordemos que tenemos uno de estos sistemas sanitarios universal de cine que cubre casi todo y hagamos cuentas. 700.000 pacientes x 43.000€, salen tantos ceros que se llevan por delante un tanto por ciento ridículo de lo que se destina a toda la sanidad, poniendo en jaque el cáncer, la catarata, la prótesis de cadera y hasta la gripe; en fin que coloca al sistema sanitario ya achuchadísimo al borde del abismo.

Pero la situación se hace mucho mas surrealista cuando los pacientes se agrupan (o quizás son convenientemente agrupados) y comienzan movilizaciones para exigir el tratamiento. Hasta aquí, todo lógico, los derechos del paciente, la libertad de expresión, etc pero lo que resulta sorprendente es que los tiros no vayan contra las compañías farmacéuticas que intentan aprovecharse de su tragedia sino contra el gobierno que se mantiene lógicamente  reticente a pagar. Porque como no puede ser de otra manera en españa, va y se politiza el asunto y sus reclamaciones y manifestaciones se llenan de banderas de la oposición, convirtiéndose la hepatitis C en parte de una absurda pre-campaña electoral. Hay un partido particularmente populista, Podemos, que incluso organiza un viaje para que los representantes lleven su demanda a Bruselas. Creo que Almodovar encontraría un filón en hacer una película en la que se mezclen tratamientos médicos con partidos políticos.

Pero atención, no acaba ahí el sainete, el gobierno ante la presión decide crear un comité de expertos para estudiar la necesidad y entonces crea un grupo en el cual tooooodos sus miembros tienen “conflicto de intereses”, vamos, que todos reciben de una u otra forma pagos de la empresa farmaceútica que produce las pastillitas. Su juicio nunca podrá ser objetivo, imposible.

Y mientras, la opinión pública no se atreve a criticar lo que está pasando; no sería políticamente correcto ningún atisbo en contra de un grupo de pacientes tan vulnerable, sería feísimo.

La farmaindustria está callada, no les hace falta el ruido. Tienen a sus expertos en los comités de decisión y a los pacientes y partidos políticos presionando para que se compren sus productos a precios desorbitados. Y cuando descubran cómo curar el cancer o el Alzheimer ya habremos todos aceptado que pueden pedir lo que quieran por sus pastillas, la bolsa o la vida.

El niño no entiende nada,  se da la vuelta y vuelve con sus castillos  y el extraterrestre se monta en su platillo dispuesto a contarles a sus compañeros verdes que en la tierra nos hemos vuelto totalmente locos.

——–

He publicado una versión más completa sobre la misma reflexión en Médicos y Pacientes

http://www.medicosypacientes.com/articulos/opinion27115.html

 

About medico a cuadros

Mónica Lalanda, soy médico de urgencias, escribo y dibujo. Soy inconformista por naturaleza, si las cosas se pueden hacer mejor, hay que hacerlas. Callarse y aceptar....da úlcera.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

6 Responses to HEPATITIS C: LA BOLSA O LA VIDA

  1. Juanin says:

    Mientras que las juntas directivas y/o de accionistas sigan “gobernando” los laboratorios no habrá cura que sea “productiva” . Y así, medicar hasta la muerte con paracetamol sea mejor para ellos que optar por nuevos harizontes de estudio. Mientras que se patentan curas para enfermedades crónicas, otros se dedican a atacar asociaciones, partidos, o simplemente a enfermos …
    Vergüenza de la raza humana, aunque algunos de estos hayan perdido toda humanidad , no dejo de sentir vergüenza de que compartamos código genético.

    Like

  2. Plaza_Bickle says:

    Muy interesante hablar de quién merece más críticas, si el Gobierno, las farmacéuticas, ambos, otros agentes… Sólo concretar que Gilead no exige 43.000 € por paciente. La cifra de 43.500 € que Sanidad ha citado es el coste de una terapia en combinación con varios fármacos durante 12 semanas. El coste real de, por citar el caso más conocido, Sofosbuvir (Sovaldi) aún se desconoce por temas de confidencialidad, pero ronda los 25.000 € (aunque la compañía, Gilead, empezó a negociar pidiendo 60.000-70.000 €). Estos días se está comentando un trámite parlamentario en el Senado de EE.UU., en el que una investigación examina el coste de Sovaldi, cómo Gilead triplicó el precio tras adquirar la compañía que desarrolló el fármaco, cómo se barajó un precio para Europa al 60% del de EE.UU…

    Todo bastante disparatado, la verdad

    Saludos,

    Jose

    Like

  3. Angeles says:

    Un análisis bastante preciso de la situación. El problema es que todo no es blanco o negro y hay poca gente capaz de manejar los grises. Los laboratorios están acostumbrados a manipular, algunos sanitarios y asociaciones de pacientes a estar cómodos dejándose llevar, las administraciones luchando con sus propias contradicciones y… un entorno de negocio en la salud que no quiere límites en su avaricia pero, por desgracia, tiene la llave de las nuevas alternativas de medicación. Nunca se debe olvidar que si no hay negocio a la vista las empresas no invierten, y las empresas están manejadas por humanos. Y ahora mismo, todavía el problema se va más allá porque para poder hacer algo serio hay que contar con que Europa lo haga y ya sabemos los capaces que son nuestros políticos de pensar en positivo para la ciudadanía dejando de lado sus intereses de partido.
    Es ovio que en el caso de la Hepatitis C hay además un bolsa de pacientes por tratar con fármacos eficaces lo que aumenta enormemente el de pacientes globales. Cosa distinta serían los pacientes nuevos anuales.
    Me temo que soy pesimista respecto del futuro en este tema, pero ojalá sirva esta crisis concreta para dar una vuelta a la forma actual de proceder.

    Like

  4. Roberto says:

    “Pero la situación se hace mucho mas surrealista cuando los pacientes se agrupan (o quizás son convenientemente agrupados)”…¿puede indicarme cuantas plataformas existen en España de pacientes con Hepatitis C más allá de la conocida que aparece en todas las tv? Le puedo ofrecer una lista, y que llevan más años de activismo que la citada realizando un buen trabajo….hay frases que sobran….

    Like

  5. Yo pensaba que sí, que bueno, que los sobornos, que la manipulación, los conflictos de intereses… todos esos procedimienots mafiosos no pasaban en España, pensé que eran temas residuales. Hasta que me leí “Medicamentos que matan y crimen organizado”. Y he alucinado. Manipulación de las asociaciones de pacientes. Nunca se me hubiera ocurrido.
    Pues eso, que estoy completamente de acuerdo contigo. Por desgracia.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s