HOMENAJE A LAS PRÓSTATAS

Ce9g98CXEAIVMR8.jpg large - copia (2) - copia

Amigas próstatas (y señores que vivís alrededor  de cada una de ellas), vosotras sí que importáis. Los andenes de estaciones y los centros de salud de Madrid se van inundados de carteles que os devuelven esa autoestima que habíais perdido.

Queridas próstatas de más de 40 años que vais por la vida así, locas, despreocupadas y alegres, sois unas próstatas inconscientes e irresponsables.

Vosotras sabéis desde hace generaciones y generaciones que vuestros dueños a partir de cierta edad se levantan a hacer pis por la noche y ríen el hecho de que al mear contra una pared se salpican los zapatos. Lo venís aceptando como parte de la evolución normal en la vida del hombre en el que os alojáis.  Se llama “ir envejeciendo”, no es una enfermedad y no suele ser un problema y cuando se convierte en problema sois las primeras en saberlo. Pero eso es solo porque sois unas próstatas descerebradas e ignorantes. Si tuvierais dos dedos de próstata sabríais que a esto se le puede dar un nombre: hiperplasia benigna de próstata, se lo puede colocar sobre fondo color rojo-preocupante y usarlo para alarmar a diestro y siniestro.

Admiradas próstatas que vais de acá para allá sin haber pensado nunca en acudir al médico porque simplemente no consideráis que tenéis un problema. ¡Rápido, buscad uno sin demora, lo vuestro es gravísimo! Imaginaos, el 90% de las personas de mas de 80 años lo tienen, es por tanto una rareza, una verdadera enfermedad y grave, muy grave, quien sabe cuantas se convertirán en cáncer.

Sufridas próstatas, hay que miraros la PSA (aunque en el resto del mundo se sepa ya que no hay evidencia científica para seguir haciéndolo) y hay que palparos pero sobre todo, hay que buscar una solución a ese NO-problema que NO os molesta y en el NO habíais reparado. Insensatas próstatas, eso es lo que sois. Si estáis o no sanas,  no es algo que podáis decidir vosotras simples cachitos de ser humano, lo tiene que decir la industria farmaceútica un médico.

Menos mal que una compañía que vende un potingue y una serie de sociedades científicas que saben que ese potingue es de dudoso efecto, todos acompañados por los políticos de turno que ocupan la Consejería de sanidad han salido a buscaros. Vosotras, delicadas próstatas sí que tenéis suerte. Ese dinerillo que podía haberse gastado en campañas de auto cuidados o de llamada de atención sobre síntomas de ictus o de infarto o de cómo usar bien el sistema sanitario es para vosotras, enfermas sin saberlo. Esto, amadísimas próstatas, no es una campaña de salud, es un intercambio comercial, es puro mercantilismo. Vosotras sois imprescindibles  para muchos bolsillos, vosotras próstatas pertinaces, inevitables golosas;  vosotras……. sí importáis.

 

PS: si entrais en la página web de la campaña y haceis el test que os ofrece, vereis que incluso con cero síntomas considerándoos “encantados” con vuestra situación, os aconseja haceroslo mirar……¿a qué estasi esperando?

de la prostata

About medico a cuadros

Mónica Lalanda, soy médico de urgencias, escribo y dibujo. Soy inconformista por naturaleza, si las cosas se pueden hacer mejor, hay que hacerlas. Callarse y aceptar....da úlcera.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

6 Responses to HOMENAJE A LAS PRÓSTATAS

  1. ains, la pobre #prostata, esa gran desconocida!!
    genial, como siempre!!
    😉
    pd: necesito comentarte una cosa Monica!!

    Like

  2. Parece que quien no critique la campaña, no demuestra su independencia. Es más a aquel que tiene una opinión sobre la necesidad de considerar los STUI y la HBP ente nuestros pacientes, no somos bien vistos y por supuesto tenemos intereses ocultos. Como en política también en la ciencia se impone el pensamiento de único. Todo lo que no sea ese pensamiento es corrupción.
    La campaña puede ser más o menos acertada, pero lo que es cierto lo es que la HBP es una enfermedad crónica, de alta prevalencia, que mantiene un altísimo porcentaje de infradiagnóstico porque el paciente no se lo indica a su médico y además, el médico no lo considera una prioridad a la hora de preguntar a sus pacientes. Además se trata de una enfermedad que va progresar irremediablemente y en muchos varones tendrá una importante repercusión en la calidad de vida y un coste añadido para el sistema. Este coste aumentará si los profesionales que atendemos a los varones no hacemos las cosas bien. No hacer las cosas habían es no preguntar por síntomas sabiendo que existen (más del 60% de los varones entre 40-70 años presenta al menos un síntoma de tracto urinario). Si no preguntamos y ellos no lo refieren no es fácil diagnosticar adecuadamente y a tiempo la HBP. Tampoco podremos realizar un diagnostico diferencial adecuado de los STUI con otras entidades de importancia clínica, entre las que se encuentra el cáncer urológico. Tampoco podrían seleccionar a aquellos pacientes que tienen HBP, en los que la literatura científica ha demostrado que hay que ser activos a la hora de indicar un tratamiento que modifique la historia natural de la enfermedad. No actuar bien sería no actuar sobre los hábitos y estilos de vida que han demostrado que influyen la sintomatología y la progresión sintomática de estos pacientes. No actuará bien es no diagnosticar la presencia de complicaciones que pueden estar presentes incluso en el momento del diagnóstico, como la insuficiencia renal. No actuar bien es minimizar 3 incluso ridiculiza esta enfermedad porqué no genera mortalidad.
    Nos quejamos que campañas de este tipo pueden producir un desembarco de todos los varones en las consultas. Yo me preguntaría si somos proactivo a la hora de interesarnos por la patología urológica, incluida la existencia de algún STUI. La patología urológica tiene la característica que suele ser infradiagnosticada porque el paciente no le refiere al médico dicha sintomatología.
    A todos aquellos que conocen la enfermedad no se les puede pasar desapercibido el intensidad de los síntomas no se correlaciona con el tamaño prostático ni con el riesgo de obstrucción del flujo urinario. Pacientes con alto riesgo de obstrucción, pueden tener sintomatología escasa y leve. Pero tienen síntomas y la obligación del médico es detectar el origen de esos síntomas y cuantificar el riesgo que tiene que ser pacientes de desarrollar complicaciones.
    Los críticos de esta campaña de presuponen que el médico que va a disparar indiscriminadamente, con tratamientos incorrectamente indicados a sus pacientes con síntomas. Esto lo hacen con la HBP pero no con la diabetes, HTA, dislipemias, EPOC,…… El médico se vuelve loco ante la patología urológica y deja utilizar razonamiento clínico, tomar decisiones basadas en la evidencia clínica y se opone a prescribir de forma irracional. La actitud de no diagnosticar para no gastar, aunque puede ser necesario, me recuerda mucho al discurso gerencial.
    Nos molesta que esté la industria de la campaña. ¿yo me preguntaría por qué no es la Administración Sanitaria la que lidere y financie las campañas de información y sensibilización de los pacientes?. Un ejemplo, desde el año 2007 no se hace una campaña desde la Administración para favorecer el uso racional de antibióticos. Resulta que los antibióticos suponen < 4-5% del gasto en farmacia (son baratos). El tema de resistencias pasa a un segundo término. El Plan de desasistencia 2015-2019 que se acaba de poner en marcha, se financia con fondos de la UE, que además ha obligado a los países del Unión Europea a desarrollarlo
    Por otro lado, ¿quién decide el tratamiento?. Yo todos los días tengo que explicar a mis pacientes que esos niveles de 200 mg que indica Sobera o Vicente del Bosque no son los que la comunidad científica consideramos para intervenir en una prevención primaria. Lo tengo claro y no prescribo más hipolipemiantes que antes
    Por favor hablemos más de la enfermedad y de cómo hacemos las cosas con estos pacientes que de la campaña
    https://www.dropbox.com/s/6hrir84cxinwwn1/Sobre%20la%20campa%C3%B1a%20de%20sensibilizaci%C3%B3n%20%20varones%20STUI.docx?dl=0

    Like

    • Gracias por tomarte el tiempo de contestar Jose María.
      Esta campaña no es una campaña de salud, ni educación sanitaria, es una campaña creada y promovida por GSK a la que os habeis sumado las sociedades científicas y queda patente en el correo Farmaceútico. Eso es importante porque la necesdad de esta campaña tiene un conflicto de intereses bárbaro (reclaman que hay 2 millones de pacientes sin tratar)
      Estoy de acuerdo en que las instituciones deberían ejercer campañas amplias y agresives sanitarias de muchos tipos (buen uso de sistema, autocuidados y signos de alarma de enfermedades graves para empezar) y no las hacen, ese hueco no puede llenarlo alguein con conflicto de intereses. Una cosa no justifica la otra aunque hace patente la incapacidad del sistema para transmitir informacion relevante.
      Por otro lado existe una vision paternalista de convertir en paciente a quien no se considera paciente. La medicalizacion absoluta de todo. Los hombres han venido considerando normal que a partir de cierta edad el chorro de orina se reduce o se levantan por la noche a usar el baño. Como normal es tener arrugas o dejar de tener la regla. Cuando esos rasgos comienzan a ser problemáticos, la mayoria de esos hombres buscará ayuda y acudirán a su médico. El preocupar a los hombres con una campaña tan llamativa sobre algo que hasta que no sea un problema no requiere atención, es completamente innecesario, casi diría aberrante.
      Las consultas están suficientemente abarrotadas para salir a la calle a buscar pacientes antes de que ellos lo consideren necesario.
      Criticas que nadie esté apoyando esta campaña desde los médicos de a pie (eres consciente que en redes sociales está siendo muy atacada y permiteme que reivindique la libertad de hacer esto, que tu pareces criticar al principio de la entrada). Si hay una masa crítica tan potente, quizás sea por algo, no?
      Creo además que los responsables de las Sociendades Científicas deberías poner énfasis en la evidencia científica de las campañas y tratamientos que apoyais. estais perdiendo la confianza de los profesionales. Y por supuesto es imprescindible la transparencia y, cuando lo haya, el conflicto de intereses.
      Si aquí no hay beneficio para nadie, que se haga una buena campaña sobre la importancia del lavado de manos o sobre los beneficios del ejercicio físico o la dieta sana. ¿Crees que GSK la pagará tambien?
      Un saludo

      Like

      • Gracias Mónica.
        Actualmente yo no tengo responsabilidad en la Junta de SemFYC, si la tuve en su m omento. Soy el responsable del grupo de nefrourología. Esta es mi vinculación con la patología, además de la asistencial. Yo me quedo en la oportunidad que supone la campaña para el paciente y para el médico de familia. También GSK la tendrá, seguro, pero eso va a depender del médico que atiende al paciente decida hacer o no las cosas bien. No caigamos en la tentación de evitar que el paciente sea diagnosticado si tiene síntomas, porque intuyamos que el médico no le va a tratar bien. Ahí si que estaríamos siendo paternalistas.
        Los médicos no somos pro-activos en indagar esta patología en varones. Lo que ocurre en el Reino Unido es extensible a países como España (http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/bju.12745/pdf). Quizás por desconocer las consecuencias para el paciente y para el sistema de esta enfermedad. Nos rasgamos las vestiduras porque se trate con fármacos algunos pacientes con estas patología, pero no somos consciente de los costes asociado a tratamientos invasivos de la HBP y a las secuelas de las complicaciones y de la cirugía (http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18499179; http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15774249)
        La patología existe y no nos podemos quedar en que si no le molesta demasiado al paciente es que la enfermedad está controlada. En la HBP, más que los síntomas lo importan es el riesgo de obstrucción que generará complicaciones. La intensidad de los síntomas no se correlaciona con el grado de obstrucción o con el volumen prostático. Por eso ante la presencia de síntomas tenemos que evaluar ese riesgo de obstrucción del paciente. Difícilmente lo podremos hacer si no somos proactivos con los pacientes o nos “molesta” que alguien le indique que si tiene síntomas los consulte. La campaña no dice que se revise usted la próstata. Insiste en que determinados síntomas no son normales en el varón y si estuviesen presentes, alguien los debe valorar. Que luego se pueda derivar en algunos casos tratamientos farmacológicos, si están indicados, no debería ser criticable. Lo importante es el diagnostico, descartar si tiene o no riesgo de obstrucción y realizar seguimiento periódico.
        Como grupo científico hemos elaborado un consenso basado en la revisión de la literatura científica. Las conclusiones son de los autores, independientes de cómo hayan gestionado las Sociedades Científicas, la difusión de las mismas. La presencia del sello de un compañía u otra institución no influyen en la opinión del comité científico. Las recomendaciones son muy similares a las de otras organizaciones científicas. Incluso en la indicación del fármaco que esa compañía comercializa somos más restrictivos que organizaciones como la NICE o la EUA.
        Que las consultas estén abarrotadas, no es motivo para que si el paciente con STUI necesita ser valorado y diagnosticado lo hagamos. Forma parte de nuestra responsabilidad con el paciente. Lo importante no es cómo el paciente ha decidido consultar sus síntomas (por decisión propia o tras la campaña), lo importante es que están presentes y la obligación a del médico es estudiar y diagnosticar esos síntoma. Cómo tratar depende del médico informado y formado y del paciente.

        Like

  3. IsabelP says:

    Me he reido hasta las lagrimas con el post, imaginandome a esa pobre prostata con ojitos suplicando que no le claven la aguja de biopsia, que ella solo es viejecita, y que? Y me rio por no llorar, porque lo de esta campaña deberia ser un escandalo de proporciones mayusculas: campaña institucional financiada por la industria con el respaldo de las sociedades EN CONTRA de la evidencia cientifica de la que disponemos en la actualidad? Yo ya llevo años explicando a mis pacientes lo que hay y me ha costado mucho tiempo, esfuerzo y desgaste, he tenido que escuchar muchas veces lo de ” y tu vas a saber mas que lo que dicen en la tele o que el especialista” . Pues me temo que volvemos a empezar.

    Like

  4. Angeles says:

    Eres genial, Mónica. Tienes toda la razón. Y podríamos decir lo mismo del enfoque de la menopausia y unas cuantas “no enfermedades” más.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s