DIARIO INTIMO (y ficticio) DE UNA “ESTUDIANTE DEL MIR, IRRESPONSABLE E INEXPERTA”

img_6853

Son las cinco de la mañana, llevo 23 horas trabajando sin descanso, hay demasiados pacientes esperando para poder parar y muchos de ellos muy graves. Estoy con Marta, la R1. Hace unas horas le han avisado que ha fallecido su abuelo. Le hemos dicho que se marche pero insiste en acabar su turno así que le he dicho que se pegue a mi. Hay días que ve pacientes sola pero hoy no está en condiciones.

El servicio está hasta arriba, los adjuntos están con un bebé que ha llegado en estatus epiléptico. He intentado tranquilizar a los padres, no es fácil. Me pongo en su lugar y se me parte el corazón. Pienso en mi Tily, es casi de la misma edad. Espero que esta noche esté bien, la dejé con algo de fiebre.

Acabo de ver a Stefan, un borrachín que nos traen a veces cuando la noche es particularmente fría y le encuentran en la calle. Su historia es algo triste, inmigró a España buscando mejor vida para su familia pero todo resultó un desastre, ahora está solo y pasa la mayor parte del tiempo bebido. Al alta siempre se va lloroso, disculpándose. Es un hombre educado. Pobrecillo. No hacemos mucho por él, a veces un suero, a veces un café caliente.

Me dicen las enfermeras que hay una señora que puedo solucionar rápidamente y entro con Marta a verla. Tiene un insomnio puntual, anda preocupada con un problema de rodilla. no tiene nada grave ni nada urgente. Mientras me lo cuenta, pienso que no me he asegurado que el paciente del box 2 no tiene alergias y le he prescrito ya el antibiótico. Es la segunda vez que me pasa esta semana, tengo que tener más cuidado. Le digo a la señora del insomnio que ahora le traigo una receta, aunque me quedo con las ganas de decirle al marido de cara de poker, que le cante una nana. Me río yo sola. Si le soltara una fresca a todo el que viene con tonterías a urgencias no haría otra cosa.

Este tipo de pacientes me agotan. Personalmente me han quitado las ganas de trabajar en un servicio de Urgencias. Intento no pensar qué haré en unos meses cuando acabe. Llevo seis años de carrera, pasé dos preparando el MIR y voy por cuatro años de residencia. Imagino que haré como Pedro, mi marido que es anestesista, empezar a encadenar contratos de semanas o de días. El mes pasado le contrataron en un hospital de otra ciudad por horas, varias veces. En el banco se rieron cuando fuimos a pedir una hipoteca. Mi cabeza está agotada. Voy a buscar la receta para la insomne, así evito que tenga luego la pobre que ir también a su médico de familia.

Marisa, una enfermera con la que me llevo genial, me grita desde el otro lado del pasillo. Stefan no respira. Parece que esta vez ha tomado más que alcohol. Salgo corriendo. No me había dado cuenta que mis piernas se han hecho de plomo. Efectivamente, se ha parado. Pido que llamen al otro adjunto. El pobre se retiró a descansar hace menos de una hora. Empezamos RCP. El box se llena de gente. Consigo intubarle a la primera, me alegro tanto del curso que hice el mes pasado, aunque supuso separarme de Tily varios días. Espero que no tenga fiebre esta noche. Llegan corriendo los de la UCI, siempre es un placer verlos llegar en estas circunstancias. Se hacen cargo, me quedo ayudando. Conseguimos sacarle de la parada. Me tomaría dos cafés. Hoy les he llamado ya varias veces.

Vaya día llevamos. Hace solo unas horas sujeté la mano de Ezequiel, un anciano que trajeron de la residencia moribundo. Con 93 años y un Alzheimer profundo, se atragantó con la papilla. No pude hacer gran cosa por él. A veces sujetar la mano unos minutos es lo único que puedes ofrecer a alguien así, es frustrante. La familia no llegó a tiempo. Marta y yo nos quedamos con él hasta que dejó de respirar, fuero solo unos minutos. Marta llora, ninguna de las dos llevamos kleenex. Tengo que rellenar el certificado de defunción. Dice Marta que su abuelo también se llamaba Ezequiel. Sigue llorando.

Reviso al paciente del box 2, afortunadamente ya vi que no tiene alergias conocidas. Le ausculto, parece que el nebulizador le ha ido bien. Me sonríe. Le sonrío. El hijo se ha quedado dormido en la silla. Pobre.

Veo a una mujer con varios cortes en la cara y un ojo morado. Tiene una expresión de miedo intenso. Insiste en que se ha caído de la cama. Le pregunto si las cosas en casa van bien. No me mira a la cara, dice que su marido es muy bueno pero que tiene mal carácter. Veo que ha venido varias veces con más “caídas”. Al darle el alta le doy un papelito con el 016 escrito y le explico. Quizás me escuche. Quizás no.

Me acabo de dar cuenta que no cené. Ahora ya no sé si tengo hambre o ganas de vomitar. Estoy rota. Hay un señor gritando en el pasillo. Dice que lleva dos horas esperando y que su dolor de espalda de mas de dos años no aguanta más. Insulta a una auxiliar que intenta calmarle. Llegan los de seguridad. Qué cruz.

Son las ocho, cuento a los adjuntos que llegan frescos lo que queda en Urgencias, tenemos casi todos los boxes  llenos. Si me doy prisa, llego a ver a Tily antes de que Pedro la lleve a la guardería. Su carita siempre me recompone el alma. Me visto deprisa y ya en la puerta me acuerdo de Aurora la pobre señora del insomnio. Maldita sea mi estampa. Me cambio otra vez y vuelvo a entrar. Me encuentro a Bea, la adjunto que mejor me cae y me pregunta a dónde voy con esa cara, que las ojeras me llegan a la barbilla. Qué encanto, me dice que va ella ahora mismo y soluciona la receta de la insomne.

Salgo corriendo del hospital. Miro el reloj. Ya no veré a Tily.

 

Advertisements

About medico a cuadros

Mónica Lalanda, soy médico de urgencias, escribo y dibujo. Soy inconformista por naturaleza, si las cosas se pueden hacer mejor, hay que hacerlas. Callarse y aceptar....da úlcera.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

38 Responses to DIARIO INTIMO (y ficticio) DE UNA “ESTUDIANTE DEL MIR, IRRESPONSABLE E INEXPERTA”

  1. Ley says:

    Soy enfermera y entiendo a la perfección cada una de esas palabras.
    Catarros de una semana que ni siquiera han sido vistos por su MAP, dolores dentales de varios dias…. Es increible.
    Creo que quienes trabajamos en este sector jamás pensariamos que obrasteis mal, hay prioridades claras. Y un insomnio no lo es.

    Like

  2. Álvaro says:

    ¡Que bien escribes !
    A mis 30 años y apunto de empezar la especialidad sigo sin entender bien por que los medicos nos sometemos a esos horarios.
    Saludos desde México

    Like

  3. osal says:

    Mejor imposible!!!!
    has reflejado con inteligencia y sin acritud, un problema cotidiano de nuestra sanidad….

    Like

  4. Fran says:

    Me dicen que ya han avisado al doctor House para que venga a tratar a esta mujer, y a expertos de la universidad de Oxford y Cambridge. Por favor… La gente sigue sin saber que urgencias funciona por prioridades de gravedad…

    Liked by 1 person

  5. Juan says:

    Un mes, por favor señor, un mes. Que durante un mes todos los hospitales funcionaran como en EEUU. Un mes, solo un mes. Y verían que servicio de salud tienen en España.
    O si eso no puede ser, que las urgencias cuesten 5 euros; solo 5 euritos de nada. Ya veríamos vaciarse las salas de espera.

    Like

  6. yo misma says:

    Yo me parto y me mondo 😄
    Yo creo que cabe la posibilidad de que esa carta sea una broma de mal gusto; y si la señora insomne realmente existe, podría tratarse de una persona muy mayor o bien extremadamente neurótica.
    Todos coincidimos con que el manifiesto denota muy poco sentido común, sin embargo un periódico lo publicó. No resulta esto último mucho más sorprendente? Y qué decir que esta carta genere respuestas? A mí me parece de locos.
    Yo me solidarizo con la neurótica insomne. Desde mi punto de vista simplemente necesitaba educación sanitaria, explicarle que lo que le pasa no es grave y a su casita. Y la señora probablemente seguirá con sus neurosis y escribirá muchas cartas y muchas reclamaciones y qué se yo, pero, de verdad es necesario entrar en ese juego?? No somos capaces de discernir lo absurdo?
    Me inquieta mucho más lo del bebé con estatus epiléptico. Yo pensaba que a los bebes les atendían los pediatras de urgencia… Ves? Eso me parecería un asunto mucho más grave que la estupida carta de una supuesta mujer neurótica ..

    Like

    • Y mientras llega el pediatra (que puede estar manejando otro niño grave en la urgencia), los médicos de urgencias crees que deben irse a tomar un café? Y cuando llega el pediatra, se van?
      No tienes un concepto claro de lo que se hace en una Urgencia, creo
      Y afortunadamente, al menos en mi experiencia, un medico de urgencia es capaz de manejar cualquier patologia de cualquier nivel de gravedad durante el rato necesario y suficiente. No somos simple “puerta”. Desafortunadamente el nivel de conocimientos y experienciaes variable al no existir especialidad pero eso es otra historia

      Like

  7. Mary Poppins says:

    El mayor problema que tiene nuestra sociedad es que la gente se ha acostumbrado a dejar su salud completamente en manos de los médicos. Sólo quieren una pastilla que le cure de sus males. Falta educación sanitaria preventiva.
    Y por otra parte no funciona la Atención Primaria. Si esta persona que denuncia tuviera un seguimiento en su Centro de Salud no tendría que acudir a Urgencias. Pero lo que pasa es que en Atención Primaria los médicos escuchan a sus pacientes como el que oye llover y eso no ayuda nada.
    Yo entiendo a la señora que denuncia y creo que está en su derecho de quejarse porque ella no comprende el problema médico, eso sólo lo podemos entender los que trabajamos dentro. Pero si hubiera una mejor atención primaria y un poco de educación sobre salud de la población no habrían denuncias como ésta.

    Liked by 2 people

    • karensampi says:

      Me gusto mucho esto que dices. Yo estoy con esos pacientes que van al médico solo cuando les cuelga un dedo u otra persona los arrastra porque no pueden conducir.
      Generalmente cuando voy me llevo un “¿por qué no viniste antes?” es una lastima que la gente colapse urgencias por un resfriado.

      Like

    • CMF says:

      Me siento totalmente agredida con su comentario. Soy médico de familia, y a veces no me muevo de mi silla en las 7h de escucha activa, que dura mi consulta. Escucho a esa señora insomne, a la pobre Marta qvenia a otra cosa y me cuenta q su abuelo ha fallecido y no ha podido ir a despedirse, saludo a Stefan q pasa al baño a asearse como cada día, mientras me dirijo a la residencia de ancianos q tienen un broncoaspirado. En la puerta me doy la vuelta corriendo, porque unos padres traen a su hijo en brazos convulsionando, hoy tampoco hay suplente de pediatría…

      Creo que tenemos una Sanidad Pública de calidad, a costa de que todos los profesionales se van a casa muertos del cansancio cada dia. Gracias a todos, pero a todos.

      Like

  8. Jose, desde el SERGAS says:

    Hace días que veo circular esa carta al director, y lo primero que me viene a la cabeza es si ese diario no tiene nada mejor que hacer que publicar la pataleta de una señora con poca educación, empatía o civismo. Una carta en la que menosprecia a los profesionales que la atendieron, y que no eran ni estudiantes de prácticas ni un par de chicas que pasaban por allí, eran licenciadas en medicina, quizá con poca experiencia pero con suficiente conocimiento para enfrentarse a su “problemón”. Que no, que ella quería ser atendida directamente por el psiquiatra o el neurólogo. Pues vaya: en mi hospital, cabecera de provincia, no hay neurólogo de guardia (salvo que coincida que hay un neurólogo haciendo guardia de medicina interna, que es una rareza) y sí hay un psiquiatra pero que no está para eso, sino para los intentos autolíticos o las descompensaciones psicóticas. O sea, para las URGENCIAS con mayúscula, que ponen en verdadero peligro la vida o la integridad física de las personas.
    Da igual lo que digamos aquí, lo más probable es que esa usuaria insatisfecha de la Sanidad Pública nunca lea lo que aquí se dice, y si lo lee aún se enfade más considerando que somos unos vagos que no queremos trabajar, que no entendemos su sufrimiento, que ella llegó allí antes que otros. No sirve de nada explicarle cómo funcionan las urgencias (lo más grave pasa primero, esto no es la charcutería del Eroski ni se da número y el personal que tenemos es el que es y si está ocupado con cosas más urgentes, toca esperar, hasta mañana si es necesario). No sirve de nada relatarle ese hipotético día en Urgencias, sin dormir en 24 horas y con nuestros propios problemas personales rondando nuestra cabeza. Aunque reconozco muchas de las situaciones que la Dra. Lalanda describe, nunca se me han dado todas juntas, así que quizá me parezca un poco exagerado el ejemplo. Y eso es lo peor: que en mi experiencia, el retraso en atenderla la emergencia vital del insomnio de esa paciente no sería porque hubiera una parada cardíaca en el box de al lado, o un autobús de politraumatizados, ni nada tan dramático. Lo más grave es que Urgencias estaría saturada por toses y mocos, pedos atravesados, caíditas con pupita, dolores crónicos de años de evolución y por los que nunca se molestaron en consultar al médico, pero hoy ya no aguantan más y exigen una solución, y hasta solicitudes de recetas que se olvidaron de renovar en su médico hasta que un sábado vieron la caja de pastillas vacía, o simplemente (y eso me lo han dicho a mí, en persona) porque el horario de su médico no le va bien. O sea, esa señora tuvo que esperar probablemente porque hay en urgencias otros 200 irresponsables como ella, creando la confusión y entorpeciendo la atención. Sin que nadie pueda decirles nada, ni penalizarles de ningún modo por abusar del sistema, entorpeciendo además su correcto funcionamiento.
    Y doy la razón a Lucio, desgraciadamente. Yo también estoy muy harto de esta profesión, del maltrato desde todos los estamentos, tanto desde los políticos que nos gobiernan como desde los jefecillos intermedios que ellos ponen a dedo, como desde los pacientes a los que tratamos y que en demasiadas ocasiones no entienden ni aprecian los esfuerzos que se hacen por ellos. Si ahora, después de 20 años de profesión (15 de ellos como especialista) pudiera rebobinar hasta los 18 años y volver a elegir una carrera, jamás elegiría medicina. Y eso que operar es lo que más me divierte en la vida. Pero todo lo que trae asociado simplemente NO COMPENSA.

    Like

  9. Elena says:

    Pd Sr Diego.

    No espere a ver resultados por procedimientos caseros. No demore. Vaya a su Centro de Salud.
    No a un HOSPITAL.

    Like

  10. Elena says:

    Sr Diego.
    ¡ ¿Como se merece?.!: Quiere decir ya y ahora(?).
    Punto 2: Urgencia sentida es lo que usted considera que lo es, urgencia medica…es un concepto medico.
    Punto 3: Acuda usted a su Centro de Salud se le atendera tanto en consulta ( previa cita: usted tiene derechos y obligaciones: concerte cita) como en atencion continuada ( no espere a las 2 de la manana, si realmente lo considera urgente, salga de su trabajo etc y acuda sin demora…).

    Like

  11. Paqui says:

    Esa es la realidad que se vive en los servicios de urgencias….
    Para un dolor puntual de rodilla que esta a la espera de ser operada debería haberse ido a un centro de atención continuada…
    Ese es el motivo por el que los servicios de urgencias están colapsados
    Hagamos bien uso de nuestra sanidad!!!!!

    Liked by 1 person

    • Aquitania says:

      ¿Realmente consideráis que el fondo de la cuestión es a qué servicio debe acudir el paciente? yo creo que la verdadera cuestión es educar al paciente sobre cuándo debe utilizar o no un servicio, todo ello con el respaldo de la administración.

      Like

  12. Una historia hecha con retales de la realidad diaria en los servicios de urgencia.
    Excelente como siempre.
    Antes que tu entrada, me pasaron esta otra: http://miradaliberal.blogspot.com.es/2017/02/carta-una-ilustre-ignorante-usuaria-de.html?m=1
    Gracias por estar ahí.

    Like

  13. rissovidal says:

    Buenos Dias Monica En el ambito de la Sanidad sin duda que la Realidad supera la ficcion y lo demuestra tu post….Se han creados “Monstruos” demandantes de un un sistema de Salud gratis que es inexistente en si conceptualmente.
    Gracias por compartir la realida de muchos. ARV/MGV

    Liked by 1 person

  14. Marina says:

    Así es como se desarrolla la profesión

    Like

  15. María says:

    Impresentable la carta al director y genial la respuesta. Absurdísima e ilógica la reclamación, dirigida, en sus últimas palabras, a todo el servicio de Sanidad.

    Reduciendo su “me enfado y no respiro”, el grave incidente reclamado por la firmante de la queja, se refiere al servicio de Urgencia. Qué curiosa paradoja. Se llama Urgencia, sistema público que todos pagamos para cubrir eso: Urgencia. Igual deberíamos emprender un viaje en el tiempo, desde el mismo centro de nuestro ombligo rumbo al Parbulario para que nos explicasen de nuevo eso de ‘Delante, detrás, un, dos, tres, arriba, abajo, Bombero, Médico, Hospital, Urgencia…’. En fin.

    Pero la firmante va más allá en su deleznable prosa. Hace referencia al tema de la edad, que con esto ya no sé si seguir llorando o partirme sonoramente la caja. Seis años de Medicina, uno de Mir y como mínimo, algunos meses de residencia. Eso sí, la apariencia de inexperto, becario y estudiante. Menor de 30 que genera desconfianza e incredulidad en este país de pandereta.

    ¡Manda narices! Por no decir algo más heavy. Y todo esto en el mismo país en el que cualquier otro menor de 30 tiene que tener carrera, máster, idiomas y experiencia para optar al mundo laboral. Impecables habilidades para cubrir un puesto X. Pero eh! Menor de 30 para poderle pagar menos de Y. Pero eh! En la Urgencia a mí que me pongan a un señor mayor con barba, un señor que esté correctamente capacitado en estudios y años de experiencia para tratar mi grave y sobre todo urgente insomnio.

    A otro país mandaba a la señora, por dos razones: una para que viese en propia piel lo que es una sanidad no pública y otra, para tenerla lejos de esta sociedad que tantas veces me crispa.

    Y un olé a los jóvenes de Urgencias y de no Urgencias que se dejan la piel en su trabajo simplemente por vocación. Porque, sinceramente, no puede ser por otra cosa.

    Liked by 1 person

  16. Arpine says:

    Si tu consideras que insomnio es una patologia que merece una atención inmediata y encima en urgencias es que te faltan muuuchos pero muchos conociminetos para entender el concepto de servicio de urgencias.
    Aprende a valorar lo que tienes y no sabes utilizar correctamente

    Liked by 1 person

  17. Dolores says:

    Lucio aunque sé que no te cambiaré de opinión, sin gente como vosotros que sería de todos nosotros, se que somos irascibles, maleducados, que nos creemos el ombligo del mundo y no pensamos nunca en el Sr de al lado que quizás necesite la asistencia antes que yo, de verdad, somos exasperantes, pero que haríamos sin ustedes, médicos y enfermeras que dejan todo, y cuando digo todo es todo por nosotros. Niños al cuidado de extraños, maridos y/o esposas medió abandonados por seres inconformistas que solo se preocupan de si mismos y su dolor( más grande e insoportable que el de la cama de al lado) ,les necesitamos aunque no nos lo merezcamos, les necesitamos porque solo ustedes con su infinita paciencia son capaces de estar ahí, a veces contentos, a veces no tanto pero siempre con una palabra un gesto amable que nos conforta el alma, no desespere por los malos ratos pasados, ustedes , médicos y enfermeras son lo que tenemos para salir adelante en los peores momentos de nuestra vida.

    Liked by 1 person

  18. Acerca de este caso en particular. El problema no es tuyo. Ni de la señora en cuestión. Todo un déficit directivo y más, un déficit de gobierno, un populismo barato la llevó a pensar que puede maltratar a todo un sistema y a una profesional de esta manera. Échale un ojo a este post http://tontosantajusta.blogspot.com.es/2017/02/es-urgente-explicar-que-es-urgente.html

    Liked by 1 person

  19. Teresa sanchez says:

    Todo mi apoyo a mis compañeros medicos.valientes y responsables.es lo unico que nos queda.el apoyo mutuo.

    Like

  20. Edu says:

    La “persona” que ha hecho el escrito al periódico es, claramente, una impresentable. Ahora bien, el barroquismo de esta entrada del blog no ayuda a ir contra este tipo de personas. La situación que describes es muy poco creíble. En Valladolid, lugar originario del escrito, es poco probable que los adjuntos de las urgencias generales estuvieran ocupados con un bebé porque hay urgencias pediátricas. Cualquier médico al que se le muera un familiar tiene derecho a ausentarse, y si no quiere debe hacer valer ese derecho. Yo mismo he “echado” a gente en ese trance del servicio simplemente porque no está en condiciones de atender a nadie, ya que es esa persona la que tiene que ser atendida y no al revés.
    Lo de esta usuaria no se rebate describiendo una situación dantesca porque es entrar al trapo: lo absurdo de su reclamación cae por su propio peso. Es inapropiado ir por un insomnio a un servicio de urgencias a altas horas de la madrugada incluso si no hubiera pacientes y la noche fuera tranquila. Todo el mundo, menos ella y su marido, lo sabe. Lo tremendo es que a pesar de hacer las cosas mal se permite el lujo de criticar a unos profesionales por su edad y por extensión a todo un sistema de salud presuponiendo muchas cosas, sin ni siquiera hacer una mínima autocrítica y para más coña pidiendo que el resto de gente medite. Dar explicaciones a los tontos es caer en su juego. No lo merecen.
    Atentamente, un médico de urgencias

    Like

    • Es una respuesta genérica. No he trabajado nunca en valladolid. Que los médicos de urgencias atiendan inicialmente TODO lo que llega a urgencias y aun cuando llegan otros especialistas sigan implicados es lo que yo he vivido en España y en UK
      Respecto a la R1 que insiste en completar su turno a pesar de “sus derechos”, sale de una experiencia previa personal muy similar. No es tan raro. Quiere reflejar cómo el nivel de responsabilidad de un médico ante su trabajo suele superar la media. Pensé que la “metáfora” funcionaría…..veo que no. Jajajaja…..!

      Like

  21. Angeles says:

    Fantástico relato, Mónica. La próxima vez veré a los médicos de urgencias con otros ojos aunque siempre me admira ver cómo, para algunos, cada paciente es otra cosa que una historia más que completar.

    Like

  22. Pilar says:

    La que escribe la Carta al director es una impresentable.

    Like

  23. Más claro imposible. De todas formas, si sirve de pequeño consuelo, piense que también estamos muchos que valoramos los sacrificios personales, más que laborales, que realizan. Me ha encantado la forma de contarlo. Un saludo.

    Like

  24. Manuela Cano says:

    Estimada Mónica, sin conocerte, te escribo como si te conociera de toda la vida:
    Estuve trabajando durante 18 años en un servicio de urgencias como enfermera y he vivido muchas situaciones casi idénticas a las que has relatado en este diario ficticio. Y ya sabes que la realidad supera la ficción con creces…
    Me sumo a la desesperación de los pacientes que necesitan ser atendidos porque consideran sus dolencias inaguantables por más tiempo, pero nos olvidamos muy frecuentemente de que los profesionales que nos atienden en estos servicios de urgencias son también seres humanos.
    Cuántos matices hay en este relato…
    No todo es negro o blanco, cuántos grises existen..
    Cómo queremos que nuestra Sanidad sea de calidad maltratando a los sanitarios? Cómo puede un médico hacer guardias de más de 24 horas? Cómo puede una enfermera responsabilizarse de administrar bien y con seguridad un tratamiento en mitad de un pasillo? Dónde está la seguridad del paciente? Cómo se puede considerar que un enfermo está correctamente atendido cuando está durante días en una sala junto con otros 20 enfermos más, de diferentes patologías y sexos, separados por cortinas, con dos baños, sin ventilación ni luz del día, sin apenas poder dormir?
    Por qué se permite que residentes sin apenas experiencia tomen decisiones sin la supervisión continua de un adjunto ” no quemado”.?
    Dónde está la educación sanitaria? Qué pasa con las listas de espera? Cómo no van a ir los pacientes a las urgencias, desesperados, porque ya no aguantan más del dolor, porque llevan meses esperando para le intervengan de la rodilla?
    En fin.., y a pesar de todo, la máquina no para de funcionar, creo que milagrosamente, porque muchos profesionales se implican( o nos implicábamos) casi hasta la extenuación.
    Pero todo tiene un límite, y tanto de forma individual, al denunciarlo, como colectiva, debemos de evitar que este sistema se derrumbe. Nuestros gestores y legisladores deberían de tomar cartas en este asunto.
    Yo no tengo soluciones, sólo preguntas, tal vez algún día se organice mejor este ámbito tan importante.
    Gracias Mónica por pintar este cuadro tan real de las urgencias, lo has ” clavado”.

    Like

  25. Wojtek says:

    No puedo decir más que excelente

    Like

  26. Lucio says:

    Soy medico de muchos años ya, mi experiencia personal con la profesión? No me compensa la maldad, la mala educación, la ingratitud, la envidia, la mala fe, la brutalidad, la ignorancia, de los pocos, o los muchos (sean la cantidad que sea), no me compensa enfrentar a este tipo de gente, contra los pocos o los muchos (sean la cantidad que sean) que no son así! Esta profesión no es ya lo que solía ser, mi consejo: No la recomiendo!

    Like

    • Lydic says:

      Yo no hubiera dado tanta explicacion, no tengo que justificar mi trabajo, no en que empleo cada minuto de mi guardia… señora su insomnio, ni el de nadie es urgente y punto

      Like

      • Diego says:

        Señores, yo no soy medico ni con conocimientos sanitarios para saber si mi sordera se debe a un simple tapon de cera ni si mi consiguiente dolor de oido se debe a los numerosos intentos caseros para paliar dicha sordera o a algo mas grave; es por ello por lo que si me surge la necesidad de acudir a que lo vean y es un sabado por la noche pues vaya al servicio de urgencias, porque como bien me enseñaron en la EGB urgencias deriva de urgente, y lo urgente es relativo, para mi puede serlo, para un medico de urgencias puede que no, pero lo logico es que me lo expliquen, y que no tarden 2 o 3 horas como es el minimo que se espera, al menos en Oviedo; y por supuesto para mi tambien es mas urgente un paro cardiaco, o un bebe antes que mi tapon, insisto, que lo unico que exijo es que me atiendan como merezco, y sino pueden que cambien el sistema.
        Saludos cordiales y perdon por el toston, yo me solidarizo con la señora del insomnio.

        Like

      • La marquesa de Uría says:

        Perfecto, Diego. No eres muy listo y necesitas que un médico te explique las cositas xxxxxxxxxxxxxxxxxxx. No hay problema. Pero, por favor, vete a urgencias de primaria al menos y no colapses el hospital xxxxxxxxxxxxxxxxx En Oviedo también hay de eso y aunque sus médicos no tienen la culpa de tus xxxxxxxxxxx te atenderán igualmente . Y deja el hospital, por favor, para cosas de verdad importantes.

        (me he permitido dejar el mensaje pero recortando lo que considero ofensivo, espero que no te importe)

        Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s