El borrador del nuevo Código Deontológico. Largo y con luces y sombras.

MI REVISIÓN PERSONAL DEL BORRADOR DEL CÓDIGO DEONTOLÓGICO 2018

Con intención de animar a otros compañeros a hacer una lectura crítica del borrador del nuevo Código Deontológico e incluso  crear debate sobre áreas conflictivas, comparto aquí mi revisión del mismo.

(Aquí puedes leer el borrador del Codigo-deontologico.)

Por supuesto lo he enviado también a mi Colegio, tal y como se nos ha solicitado.

Recuerda, este código es de obligado cumplimiento, como la Constitución de los médicos. Es interesante, como mínimo, leerlo y si puede ser, aplicando un ojo crítico.

Todo lo que aquí escribo es mi opinión personal

El CD parece haber crecido inmensamente aunque lo cierto es que se han incorporado parte de documentos que se han creado desde la última revisión. Si bien el código parece más completo por ampliación de áreas “conflictivas”, una lista tan exhaustiva pueda convertirse en aun más dificil de famiiliarizarse de lo que ahora es. Pasamos de 66 a 121 artículos. Excesivo. Algo a considerar. Diríase que se espere que este código pase a ser ignorado y curiosamente se especifica en un artículo nuevo “el médico tiene el deber de conocer y cumplir las normas recogidas en el código”

En el preámbulo se ha introducido el término “compasión“, probablemente por la petición expresa del Papa a los médicos: “poned compasión en vuestras manos”. Sin duda un término muy adecuado y bienvenido.

CAPÍTULO I

Sin grandes cambios

CAPÍTULO II

Se añaden artículo 9 sobre “ejemplaridad”. Tiene una frase que dice así:”Esta ejemplaridad pública favorece que el médico añada a los valores y capacidades profesionales los valores sociales y democráticos que caracterizan al profesional excelente.” Esto es complejo, subjetivo, de difícil valoración y abstracto. Si preguntamos a diez médicos cuales son los valores sociales y democráticos…etc, probablemente obtengamos 10 opiniones diferentes. ¿Cómo puede incluirse esto en un CD de obligatorio cumplimiento si no se entiende?

En este mismo capítulo hay una frase que gramaticalmente no tiene sentido:

El médico como profesional cívico, además de ejemplar, y por ello mismo, debe ser transparente.  

CAPITULO III

No se ha tocado esta frase que a siglo XXI es conflictiva y algo obsoleta:

El médico debe cuidar su conducta, actitud, lenguaje, formas e imagen para favorecer la plena confianza del paciente y de la sociedad. ¿Quién decide cual es la imagen adecuada o las formas? Un médico de 60 años optará por la corbata, uno de 40 por los vaqueros y una de 25 llevará piercings y tatuajes. ¿Existe acaso a día de hoy una imagen común que defina las buenas formas?

 

 

 

Me gustan los sutiles cambios que se introducen en el capítulo 13, dando prioridad a la buena información que merece el paciente y a su libre decisión.

El 13.1 y el 14.1 dicen básicamente lo mismo. Uno sobraría.

“El médico debe evitar conductas que provoquen la estigmatización del paciente o su institucionalización permanente como medida terapéutica”. Esto resulta extraño. ¿Es siquiera posible la institucionalización permanente?

Hay un cambio importante respecto al consentimiento informado. Desaparece del artículo 16 la frase: Debe ser asumida directamente por el médico responsable del proceso asistencial…. y ahora aparece esta otra: “El médico que va a realizar un acto asistencial tiene el deber de comprobar que el consentimiento ha sido obtenido

En mi opinión, esto convierte el consentimiento informado en un acto burocrático con mayor peso en el “consentido” que en el informado”. Si bien, en la medicina moderna es fácil que el cirujano que te pone en lista de espera y te “consiente” no sea el mismo que realiza el procedimiento quirúrgico, aceptar esto por bueno en un Código deontológico es banalizar la relación médico-paciente. 

CAPÍTULO IV

Buena idea añadir las consiguientes complicaciones de la historia clínica digital.

CAPÍTULO V 

Aplaudo que desaparezca la expresión “la colaboración con la industria farmacéutica es necesaria” del código actual y quede solo “La colaboración con la industria farmacéutica puede ser conveniente”

 

Hay un añadido necesario y bienvenido en la responsabilidad de los médicos en gestión respecto al uso de recursos con esta frase:

“Tienen un deber deontológico de honradez, ejemplaridad y trasparencia, especialmente en lo que hace referencia a las decisiones de adquisición de fármacos, material y productos asistenciales.”

 

Se introduce la obligación de declarar conflictos de intereses y se añade un párrafo sobre financiación de eventos. Interesante y apropiado.

Con el artículo 24, “La aplicación de una técnica exploratoria o de una prescripción farmacológica no constituye por sí sola una especialidad, pudiendo ser realizada por toda la comunidad médica.” se blinda por ejemplo, el uso de la ecografía en ambientes no liderados por radiólogos de forma incluso más obvia que en el código anterior. conflictivo pero desde mi juicio, importante.

Desaparece del artículo 26: “El médico debe emplear preferentemente procedimientos y prescribir fármacos cuya eficacia se haya demostrado científicamente”

Se reconvierte en: “El método científico y la medicina basada en pruebas son el fundamento del conocimiento médico. El médico en su actuación profesional debe emplear procedimientos y fármacos cuya eficacia se ha demostrado científicamente y no debe emplear ningún tipo de presión que proceda del paciente o de terceros.”

La aplicación de este artículo será interesante dada la baja evidencia científica, en muchos casos probadamente nula de muchos fármacos al uso. Sea bienvenido sobre todo si va acompañado de un nuevo observatorio que “vigile” el uso de tratamientos sin evidencia científica. Será interesante ver las implicaciones de algo tan drástico teniendo en cuenta que en medicina nos movemos en un mundo de incertidumbres.

 

“Las pseudociencias, las pseudoterapias, el intrusismo y las sectas sanitarias son contrarios a la Deontología Médica” Sin duda una mezcla extraña y poco definida. Sería necesario definir cada uno de estos conceptos. El intrusismo es un delito, ¿cómo se aplica en este contexto? Por qué se mete en esta frase si luego más adelante repite:  “Si el médico tiene conocimiento de que alguien ejerce actos propios de la profesión no siendo médico, debe denunciarlo al Colegio” Da la sensación de que se ha metido esta frase tan amplia de una manera algo forzada.

CAPÍTULO VI

Me gusta el nuevo párrafo sobre confidencialidad y RRSS: “Cuando el médico interacciona en las redes sociales utilizando información de algún paciente, previa autorización de este, lo debe hacer con finalidad asistencial, docente o de investigación y garantizando siempre el anonimato” Aseguran los tres parámetros imprescindibles, que haya permiso explícito, que haya un objetivo claro y que el paciente permanezca anónimo.

 

 

CAPÍTULO VII

Es interesante la simplificación del concepto de “objeción de conciencia”. Así como la desaparición de la convicción ética, dejando solo motivos morales y religiosos. Hay pocos cambios en su esencia.

CAPÍTULO VIII

Hay cambios en los artículos e introduce una actitud más clara respecto a parar tratamientos fútiles.El médico no debe emprender o continuar acciones diagnósticas o terapéuticas perjudiciales para el enfermo, sin esperanza de beneficios, inútiles u obstinadas. Debe retirar, ajustar o no instaurar un tratamiento cuando el pronóstico limitado así lo aconseja. Debe adecuar las pruebas diagnósticas y las medidas terapéuticas y de sostén a la situación clínica del paciente. Debe evitar la futilidad, tanto cuantitativa como cualitativa.” 

“Cuando el estado del paciente no le permite tomar decisiones, el médico debe tener en consideración, por orden de preferencia, las indicaciones anteriormente hechas por el enfermo, las instrucciones previas y la opinión del paciente en voz de sus representantes. Es deber del médico colaborar con las personas que tengan la misión de garantizar el cumplimiento de las voluntades del paciente” 

Introduce expresamente los términos eutanasia y suicidio asistido.

Amplía y aclara el concepto e indicación de sedación al final de la vida que ya no llama “sedación en la agonía” sino “sedación paliativa”. Este sutil cambio podría representar más flexibilidad para el médico en la decisión de en qué punto aplica la sedación?

CAPÍTULO IX

Este capítulo como tal, sobre seguridad del paciente es completamente nuevo.

Hay un párrafo completo que es confuso, habla de la medicina defensiva aunque pareciera que hace referencia al screening innecesario o es que quizás está incluido aquí aunque no se mencione? Dice así:

La medicina defensiva es contraria a la Deontología Médica, pues la inhibición o las actuaciones clínicas excesivas e inapropiadas pueden dañar al paciente:

  • Por los riesgos y molestias de los propios procedimientos evitables.
  • Por el aumento de falsos positivos y de consecuentes procedimientos diagnósticos y tratamientos que son innecesarios o indebidos.
  • Por el incremento de tiempo y de coste.

Este otro párrafo está tan mal redactado que no se entiende lo que dice “La ética de la negación y su obligación deontológica se extiende a las relaciones jerárquicas o contractuales con directivos y empleadores, ante instrucciones o condiciones de ejercicio profesional que afectan de forma directa e inequívoca a la seguridad y al bienestar del paciente

Es sorprendente que se incluya un capítulo tan largo sobre este tema que trata de efectos adversos e incidentes y se olvida lo más importante, la obligatoriedad de notificar al propio paciente y desde mi punto de vista, el pedir disculpas por cualquier daño, aun no siendo intencionado. En el artículo 17.1 del código vigente se especifica que “el médico debe asumir las consecuencias negativas de sus actuaciones y errores, ofreciendo una explicación clara, honrada, constructiva y adecuada” Creo que este artículo debe seguir presente y aparecer en el capítulo de seguridad, incluyendo la necesidad, insisto, de pedir disculpas. (Vuelvo sobre este tema tras proseguir la lectura, ese artículo que eché en falta es ahora parte de otro nuevo llamado “De la responsabilidad” más adelante)

Atención al 47.2, que a mi parecer es desafortunado. “Es conveniente que el médico esté vacunado contra aquellas enfermedades transmisibles de mayor prevalencia e incidencia a fin de evitar su transmisión a los pacientes”  ¿Este artículo pretende convertir la vacuna de la gripe en una obligación deontológica? Dado que no existe evidencia científica de que la vacunación del médico influya en la salud de los pacientes, dar prevalencia a la deontología sobre la ciencia iría en contra del propio código deontológico según está redactado en este borrador: : “El método científico y la medicina basada en pruebas son el fundamento del conocimiento médico. El médico en su actuación profesional debe emplear procedimientos y fármacos cuya eficacia se ha demostrado científicamente y no debe emplear ningún tipo de presión que proceda del paciente o de terceros.” En este caso, el médico no puede sufrir una presión deontológica para vacunarse de la gripe. Esto requeriría ampilo debate profesional pero sobre todo evidencia científica.

 

CAPÍTULO X

El capítulo de la confraternidad no solo no se suaviza sino que se hace más estricto. Atención a este párrafo: “El médico se debe abstener de criticar despectivamente las actuaciones de sus colegas. Hacerlo en presencia de pacientes, de sus familiares o de terceros, así como en medios de comunicación o en redes sociales, será considerado siempre una circunstancia agravante” Qué son “las actuaciones”? Por qué no se acota a las “actuaciones clínicas”. Esta artículo, diseñado para no confundir a pacientes que estén bajo tratamiento con varios médicos, se estira y se alarga para evitar cualquier tipo de crítica entre colegas. ¿No puede un médico criticar la gestión de otro médico? ¿No puede un médico criticar a otro médico que ha abierto una zapatería? Blindar a un médico, solo por serlo, sin que sea para beneficio de un paciente es absurdo. Es un capítulo obsoleto y corporativista.

“Los desacuerdos profesionales de opinión y actuación entre médicos deben resolverse en el propio ámbito profesional o colegial” ¿supone esto que dos médicos no pueden tener un intercambio de opiniones opuestas fuera del ámbito colegial? Esto promueve el obscurantismo y la falta de transparencia. Obsoleto y corporativista.

Lo único positivo es que han hecho desaparecer el primer párrafo del capítulo del actual código en el que se habla de “confraternidad”, un término a todas luces inapropiado para una relación entre profesionales.

CAPÍTULO XI

Cambia el título

Sorprende una vez más que a pesar de lo detallado del código, no aparezca más que una breve mención a las comisiones deontológicas. Personalmente me parecería obligado que apareciera algo respecto a sus obligaciones. La más básica sería la formación en ética y deontología de sus miembros. La valoración de casos complejos que se plantean en estas comisiones requiere mucho más que buena voluntad o “prestigio profesional”, requiere una sólida formación en ética y deontología, si no antes de acceder a ellas, sí despues.

CAPÍTULO XII 

Este es nuevo. Deberes de los directivos colegiales. Es interesante el concepto pues las comisiones deontologicas se consideran directivos a pesar de no ser elegidos por los colegiados.

Este capítulo es francamente extraño, con artículos como estos:

“En ningún caso se debe tolerar ni permitir a nadie faltar a la cortesía y a la buena educación debidas a los otros directivos o profesionales intervinientes en una reunión, sea la que fuere

“Los directivos deben abstenerse de participar, deliberar y votar el asunto tratado cuando en el ejercicio de sus cargos pudieran tener condicionada su independencia de criterio, en opinión de personas razonables ajenas a la Junta Directiva o a la Comisión de Deontología, en su caso”

“Es contrario a la Deontología Médica que los directivos, desde su función directiva, generen tensiones dentro de la colegiación que respondan a otros compromisos, ya sean políticos, económicos o de cualquier índole, ajenos a los fines y objetivos de la colegiación” 

Son artículos incomprensibles a cualquier médico y parecen más propios de unos estatutos que de un Código Deontológico.

Sin embargo hay un artículo que en mi opinión es simplemente un uso torticero de la deontología para asegurar la solvencia económica del consejo General. Es lícito, apropiado y ético incluir esto en el Código Deontológico?

Los directivos colegiales nunca deben retrasar, salvo por motivos justificados, el envío de las aportaciones económicas de los colegiados al Consejo General.

Contribuir económicamente al sostenimiento del Consejo General obliga tanto por su carácter estatutario-jurídico, como por su profundo significado ético”

Y este completa la absurdez:

“Es contario a la Deontología Médica utilizar como medida de presión el impago de las aportaciones económicas de los colegiados al Consejo General o a cualquiera de sus estructuras.”

Sin embargo no existen recomendaciones específicas sobre financiación de los colegios, venta de productos por parte de estos…etc

La OMC debe buscarse otras vías para que los colegios paguen sus cuotas que la deontología. 

CAPÍTULO XIII 

En este capítulo existía ya una carencia importante que no se ha subsanado. En mi opinión falta un artículo específico que podría escribirse de esta manera:

 

“Los médicos que ocupan cargos directivos o con responsabilidad gestora en las instituciones sanitarias, tienen el deber deontológico de velar por las condiciones laborales de sus compañeros, evitando promover la temporalidad y rechazando contratos indignos u organización de turnos inseguros para pacientes y profesionales. La confraternidad entre médicos supone utilizar las diferencias jerárquicas para apoyar a aquellos más vulnerables en el sistema.”

 

 

 

 

 

CAPÍTULO XIV

el capítulo de trasplantes se ha hecho más amplio y complejo particularmente en el tema de donante vivo.

Hay una recomendación interesante: “El médico que cumplimenta el certificado de defunción no debe intervenir en la extracción o en el trasplante y debe ser ajeno al programa de trasplantes”

Por otro lado desaparece el artículo 50 del actual código que limita el trasplante de cara.

CAPÍTULO XV 

Cambia de nombre y pasa de ser Reproducción humana a llamarse  “Sexualidad y reproducción humana”

Se especifica la actuación deontológicamente correcta que suele ser caso de dilema ético cuando pacientes con ETS se niegan a informar a sus parejas sexuales. Dice así:

“El médico debe informar al paciente con enfermedad de transmisión sexual sobre el riesgo potencial de ser transmisor de la enfermedad y sobre la obligación ineludible que tiene de comunicar esta circunstancia a las personas con la que vaya a mantener relaciones sexuales. Además, el médico debe advertirle que si no asume voluntariamente este deber de informar, él quedará relevado del secreto profesional” 

Sería interesante añadir esta consideración a la lista de excepciones del capítulo de confidencialidad , en vez de dejarlo aquí solamente “perdido”.

Se especifica que es contrario a la deontología la gestación subrogada: “La práctica de la gestación por sustitución es contraria a la Deontología Médica por considerarla un atentado contra la dignidad de la mujer y al bien superior del menor” 

Se incluye esto, claramente relacionado con historias que provienen de los años 60. Parece tan increíblemente obvio que robar niños no está bien, que me parece excesivo que esto aparezca: “Es contrario a la Deontología Médica participar en actos médicos fraudulentos que tengan como fin cambiar la filiación de una personad. El médico está obligado a denunciar cualquier caso de sospecha de gestación ficticia, de suposición de parto o de tráfico de niños

Aparecen varios artículos sobre valoración de cambio de sexo y desaparece sin embargo y curiosamente un artículo del código actual sobre técnicas de reproducción asistida, como desaconsejarlo en mujeres que han alcanzado la menopausia natural o en mayores de 55 años así como evitar fecundar más óvulos de los que se pretende implantar.

CAPÍTULO XVI

dobla el número de puntos a considerar aunque no hay cambios reales en su esencia. 

CAPÍTULO XVII

No percibo cambios reales en su esencia pero también aumenta el texto 

CAPÍTULO XVIII

Capítulo nuevo sobre Atención a la violencia.

Algunas frases resultan innecesarias como esta: “La violencia es un hecho contrario a la salud y al bienestar de las personas y supone un grave problema de salud pública por su elevada morbimortalidad. El médico tiene el deber de combatirla en su práctica diaria y de colaborar activamente para hacer posible su erradicación” o esta:

La violencia es reprobable siempre, sea cual sea su modalidad y el ámbito en que ocurra.” 

En varios puntos del código, y este es uno de ellos, se menciona tales obviedades que parecería que este nuevo código esté escrito para seres llegados de otro planeta o personas desinhibidas y sin ningún principio moral o social. Tener que escribir que la violencia es mala resulta algo ofensivo. Esto es Código deontológico para médicos,no para maleantes (aunque alguno habrá).

 

CAPÍTULO XIX

Este pasa de ser Tortura y vejación de la persona a “Tortura, vejaciones y limitaciones de la libertad de las personas”

Personalmente doy la bienvenida a artículos específicos que desaconsejan las medicas de contención física o química sin que estén muy justificadas. Este sería un gran avance del CD.

 

 

 

CAPÍTULO XIX DOPAJE DEPORTIVO

Más amplios pero sin grandes cambios

CAPÍTULOXXI

Más amplio peros in grandes cambios

CAPÍTULO XXII

Esta nueva área se llama “De la responsabilidad“. Curioso, sin duda y probablemente innecesario. Acaso no es todo el código sobre la responsabilidad? Es un capítulo peculiar donde se viene a juntar ideas que antes estaban en otros capítulos, quizás más en contexto.

Por ejemplo aquí aparece por fin este:

“Ante un acto médico del que se ha derivado un daño al paciente, el médico debe buscarle activamente para ofrecerle las debidas explicaciones de una forma clara, inteligible y leal”  Desafortunadamente sigue sin incluir la oportunidad de pedir disculpas al paciente.

Pero en este capítulo me llevo una sorpresa con este apartado:  

“Para ejercer su profesión, el médico debe disponer de un seguro de responsabilidad civil profesional ¿En qué momento, tener un seguro de responsabilidad es una obligación deontológica? Resulta llamativo y nuevamente un uso impropio de la deontología. ¿Tiene la OMC algún conflicto de interés en esto?

Esto es interesante, el médico de a pie pasa a ser responsable de los atropellos deontológicos que pueda cometer su sociedad científica o asociación:

“Será responsable, mancomunadamente, de las infracciones deontológicas que estos colectivos o entidades corporativas en los que esté integrado, bien como socio o bien como asalariado, puedan cometer”

Se insiste nuevamente en la confraternidad de los médicos, en la obligación de respetarse y resolver conflictos por cauces amistosos. Y una vez más no se especifica que se refiera a conflictos en manejo clínico o en los que haya involucrado un paciente. El médico debe llevarse bien con el médico y punto. Corporativismo en estado puro.  

 

 

CAPÍTULO XXII 

Pasa de docencia a docencia y formación y aunque un poco más amplio que el código actual vuelve a tener una mezcla extraña de las obligaciones del docente y del discente. Tiene un apartado que dice así: “El ejercicio de la docencia médica, en todos sus niveles, exige unas cualidades fundamentales, como son comportamiento honesto, aptitud, conocimientos, experiencia y capacidad para reflexionar y deliberar libremente.” Echo de menos que no se incluya la necesidad de formación específica para los docentes en materia de docencia en sí. Las cualidades fundamentales que especifica son básicas y debe tenerlas cualquier médico, es redundante.

 

CAPÍTULO XXIV

Sobre publicaciones médicas. sin cambios.

CAPÍTULO XXV

Este es nuevo capítulo llamado Tecnologías de la Información y de la comunicación.

Hay un cambio enorme respecto al previo en el que las consultas telemáticas son totalmente contrarias a la deontología. Ahora: “El uso de los medios telemáticos u otros sistemas de comunicación no presenciales destinados a la ayuda en la toma de decisiones dentro del ámbito profesional es conforme a la Deontología Médica siempre que sea clara la identificación de quienes intervienen, se asegure la confidencialidad y se usen vías de comunicación que garanticen la máxima seguridad disponible”

 

Se realiza un resumen adaptado del Manual de estilo para buen uso de redes sociales de médicos y estudiantes de medicina.

CAPÍTULO XXVI  

Otro nuevo, este es de Inteligencia artifical y bases de datos sanitarias.

Es curioso, se introduce un capítulo que no contiene nada que realmente no estuviera ya mencionado por separado en capítulos previos sobre historia clínica digital, por ejemplo.

Ahora bien, este artículo resulta chocante:

“El médico no debe permitir que ningún sistema mecánico ni robótico tome una decisión médica en el proceso asistencial a un paciente” Ya hay algoritmos de decisión en la prescripción electrónica. 

CAPÍTULO XXVII

Sobre publicidad médica. Introduce algunos de los conceptos que se trataron en el documento específico que creó la anterior CDC pero se queda corto. Hay dos puntos que son muy interesantes y bienvenidos:

-El médico no puede hacer publicidad de una marca comercial, aunque alguno de sus componentes sea beneficioso para la salud.

-El médico solo puede hacer publicidad de un producto cuando existe evidencia científica de que es beneficioso para la salud y una vez declarados los conflictos de interés con la empresa que lo comercializa.

Además especifica que esto es aplicable a médicos y a sociedades científicas también.

CAPÍTULO XXVIII

A pesar de lo exhaustivo del código, en este apartado sobre economía y honorarios, desaparece un artículo que decía así: El médico no percibirá comisión alguna por sus prescripciones ni por los materiales empleados en la atención a los pacientes ni podrá exigir o aceptar retribuciones de intermediarios. Bien es cierto que aparece en el artículo 23.2 pero dada la cantidad de artículos desdoblados, este no sobraría una vez más.

 

  • RESUMEN DE IMPRESIONES PERSONALES:

– El código tienes algunas nuevas aportaciones interesantes y puestas al día.

– No ha habido evolución sobre los artículos de la confraternidad; si bien no se menciona el término, parecen aun más intensos que en el previo exigiéndose la hermandad entre médicos solo por el hecho de serlos sin que sea para beneficio del paciente.

– la ejemplaridad del médico es un tema debatible por su caracter subjetivo

– Sería muy bienvenido la introducción de obligatoriedad deontológica para médicos en puestos de gestión respecto a sus compañeros. Se sigue dando la posibilidad de que un médico maltrate a un compañero desde su posición de gestor pero este no pueda criticarle abiertamente por confraternidad. De exigirse “confraternidad” debe ser en ambas direcciones.

– Se hace un uso algo retorcido de la deontología respecto a los pagos de cuotas de los colegios a la OMC o a la recomendación de hacerse un seguro de responsabilidad ¿Esto es deontología? Introducir la vacunación de la gripe (aunque no se mencione específicamente) como obligación deontológica y a falta de evidencia científica, es muy debatible.

Es excesivamente largo y exhaustivo con áreas abigarradas y difíciles de entender, llevando al extremo la necesidad de mencionar escenarios demasiado específicos o extremos y en otros casos demasiado obvios. Ante una serie de normas de esta magnitud e intensidad, la esencia de la deontología y la ética médica corre el riesgo de perderse en la inmensidad de tanto detalle. Mi impresión es que el CD requiere un decálogo sencillo, poco interpretable, de lectura fácil y simple de retener. Algo similar a la declaración de Ginebra* de la asociación Mundial de Médicos. Y el resto del código quede para consulta y resolución de casos.

– Hay muchos errores tipográficos. Requiere edición profesional

– Creo firmemente que este código debería ser sometido a referéndum por el colectivo médico.

Enhorabuena a la comisión deontológica central por su intenso trabajo y gracias por tamaño esfuerzo.

LECTOR, TE ANIMO A DEJAR TU COMENTARIO SOBRE EL CÓDIGO COMO RESPUESTA A ESTA ENTRADA.

 

 

 

 

 

Advertisements

About medico a cuadros

Mónica Lalanda, soy médico de urgencias, escribo y dibujo. Soy inconformista por naturaleza, si las cosas se pueden hacer mejor, hay que hacerlas. Callarse y aceptar....da úlcera.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to El borrador del nuevo Código Deontológico. Largo y con luces y sombras.

  1. Y la falta de contenidos deontológicos respecto a la defensa de la Sanidad Pública accesible, universal, sistema Beveridge, ley de cuidados inversos, equidad, la lucha ética contra la privatización o el lucro (capítulo 28), contra reales decretos (16/2012), la sustitución de la caridad por la justicia en el filñantrocapitalismo, la ética de la autoevaluación de competencias (inexistente en España), la ética del “No hacer” y de evitar los excesos en Medicina, falta más discusión en temas de aborto y eutanasia, la colegiación debe ser voluntaria, etc, etc…

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s